Proyectos con entrega inmediata logran nivel más alto desde 2011

 

Más de 500 proyectos de vivienda nueva -entre casas y departamentos- hay en la capital con entrega inmediata, es decir, obras que ya fueron recepcionadas por la municipalidad, y por tanto, pueden ser habitadas enseguida.

Según datos de la consultora Tinsa, durante el último trimestre del 2017 los proyectos con viviendas en esta condición incluso superaron a los en verde, es decir, que se encuentran en etapa de excavación.

En el último trimestre analizado, las cifras se equipararon un poco, con 564 en verde y 538 con entrega inmediata.

El cambio es radical frente a cifras de 2014 y 2015, dado que en esos años los proyectos con entrega inmediata no alcanzaban a ser ni la mitad de las obras en verde.

Cuando se traduce esto a stock de unidades disponibles, según estado de avance, aunque las en verde tienen un claro liderazgo, los departamentos o casas con entrega inmediata pasaron de un nivel de 2.298 unidades el primer trimestre de 2014, a 5.701 en marzo de este año.

Según el director del área de consultoría de Tinsa, Fabián García, el principal motivo sería la gran cantidad de proyectos que se levantaron a fines de 2015 como consecuencia del fin del beneficio del IVA aplicado a viviendas nuevas y a que la demanda no fue capaz de absorber esta mayor oferta.

“Se podría decir que el efecto IVA sigue teniendo repercusiones en el mercado inmobiliario”, explica al momento de anticipar que se aproxima un momento de ajuste del mercado.

Para el gerente general de Empresas Armas, Cristián Armas, la reciente reactivación económica también explicaría este desbalance.

“Es esperable que aún exista una oferta de vivienda con entrega inmediata importante, puesto que recién este año el mercado inmobiliario ha mostrado signos de recuperación, en línea con el comportamiento de la economía”, señaló.

El director inmobiliario de Patagonland, Jaime Iglesis, comenta que aún “falta más dinamismo para que la oferta de nuevos proyectos sea mayor a la de entrega inmediata”, sobretodo porque “la escasez sigue siendo la misma en lo que a terrenos se refiere, los precios están en alza y la regulación es incierta”.

Este fenómeno, según expertos, resulta positivo para los compradores que hoy tienen mayores posibilidades de aprovechar condiciones como la baja en tasas hipotecarias y la disposición de los bancos a entregar mayores porcentajes de financiamiento.

“Hoy los consumidores tienen la posibilidad de bajar los riesgos al adquirir productos que ya están terminados. Los riesgos que disminuyen son los de plazo de entrega y de calidad, pues tienen entrega inmediata y la calidad la aprecian en el producto que reciben y no en una casa piloto o en un plano como son en las compras en verde”, explica Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI).

El gerente de proyecto de inmobiliaria Lo Campino, Fernando Santander, coincide. “Los proyectos con entrega inmediata permiten a los compradores elegir entre una mayor variedad de viviendas terminadas y es positivo para ellos”.

Y agrega que por la reactivación en comunas como Puente Alto, Lampa, Padre Hurtado y Quilicura, “esperamos que en los próximos años las iniciativas en verde vayan superando poco a poco los niveles acostumbrados”.

En Siena Inmobiliaria observaron esto en proyectos de casas como edificios. “Hemos visto el mismo dinamismo, con aumento de ventas de viviendas en entrega inmediata, en especial en departamentos bajo las 3.000 UF y casas entre 6.000 y 14.000 UF”, señaló su gerente comercial, Ana María del Río.

Absorción a corto plazo

Pese al alza que ha tenido el número de proyectos con unidades de viviendas para entrega inmediata, dado que esa oferta está muy repartida, en Tinsa prevén que la oferta disponible se agote en poco tiempo, lo que se traducirá en una inmediata disminución de desarrollos donde cotizar.

“Si una gran cantidad de proyectos dejan de estar en oferta, esto provocará una contracción importante de opciones de localización en la ciudad, mas no provocará una disminución importante de los volúmenes de stock en oferta”, explica García.

Por consiguiente, luego vendría un ajuste automático del mercado, con la renovación de iniciativas que se están dando, básicamente por la apuesta de mejora económica que están viendo las inmobiliarias, explica.

Tasa de interés hipotecaria promedio acumula cuatro caídas

Según las cifras al término del primer semestre del Banco Central, las tasas de interés promedio del segmento hipotecario acumulan cuatro caídas consecutivas, desde marzo a junio, llegando al cierre del segundo trimestre en 3,34%. Así, todo parece indicar que el escenario de bajas tasas que se dio en 2017 se mantendría en el corto plazo, de acuerdo a lo que auguran en el mercado.

Una de las razones que dan los agentes es que la política monetaria del Central estaría influyendo en parte este escenario de menores tasas en el sector hipotecario. Algo que además es acompañado por la industria inmobiliaria, pues el hecho de que exista una gran demanda por la adquisición de viviendas, elevaría la competencia dentro de la industria. Símbolo de ello, es que algunas entidades han vuelto a financiar hasta el 90% de los créditos como lo anunció recientemente Santander.

Fuente: Diario Financiero