CChC advierte sobre rentabilidad de los proyectos inmobiliarios con nuevo PRC de Quilpué

 

En julio pasado, de acuerdo a los datos entregados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los permisos de edificación otorgados por la Municipalidad de Quilpué cayeron un 80,5% en comparación con el mismo mes del año pasado. La cifra es aún más alarmante respecto a la edificación para un uso habitacional, que descendió un 88,4% (de 13.630 a solo 1.578 m2).

En dicho periodo -específicamente desde enero de 2018 hasta la fecha- la comuna ha mantenido vigente un decreto de congelamiento para los permisos de construcción en altura. La medida se adoptó para evitar la proliferación de grandes proyectos mientras se discutía la actualización del nuevo Plan Regulador Comunal (PRC), cuyo instrumento fue aprobado a mediados de agosto por el Concejo Municipal y hoy se encuentra en manos de la seremi de Vivienda y Urbanismo para su revisión.

Las cifras -que eran las esperadas tras la decisión de congelar los permisos hasta enero de 2019- pusieron en alerta a la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de Valparaíso, que advirtió que las restricciones impulsadas por el municipio no sólo frenarían el crecimiento de la ciudad, sino que también pondrían en riesgo una serie de proyectos emblemáticos para la zona, puesto que la falta de demanda haría disminuir la rentabilidad social que requieren las iniciativas para su materialización.

“Restringir el crecimiento habitacional y, por lo tanto, de su población, podría tener efectos negativos en la planificación y desarrollo de inversiones en infraestructura y equipamiento, muy necesarios para la comuna. La rentabilidad social que ofrecen grandes proyectos de infraestructura pública como vías férreas, obras viales y hospitales, y que es clave para su materialización, depende directamente del número de personas que van a beneficiar”, sostuvo el presidente de la CChC regional, Gian Piero Chiappini.

En esa línea, uno de los proyectos que se podría ver entrampado -de acuerdo a lo que comentaron dos concejales- es el soterramiento de la faja vía de Metro Valparaíso en el centro de Quilpué, lo que ha sido promovido durante varios años por el alcalde Mauricio Viñambres.

De hecho, la memoria explicativa del PRC -de abril de este año- hace mención al soterramiento de la vía férrea a la hora de referirse a las mejoras en la movilidad. “De materializarse dicho proyecto se otorgaría la posibilidad de mejorar sustancialmente la conectividad del sector norte de la ciudad”, indica el estudio, el que agrega que la empresa “ha declarado que se encuentran estudiando la posibilidad de soterrar la vía entre 1,5 a 2 kilómetros en el centro”.

Por lo mismo, el presidente local de la Cámara aseguró que el municipio debiese tomar en cuenta los proyectos de Metro Valparaíso a la hora de planificar el desarrollo de la comuna.

“Consideramos que habría que tener en mayor consideración los planes de desarrollo de un actor urbano crucial como es Metro Valparaíso, que contempla la extensión del metro y el soterramiento de la vía férrea en Quilpué y su traslado hacia el centro de la ciudad. Esta transformación debería ser considerada en el nuevo PRC y asegurar una densidad mínima en el centro para aprovechar y potenciar la conectividad en torno a los ejes estructurantes”, comentó Chiappini.

Respecto a la propuesta aprobada por el Concejo, si bien el presidente regional del gremio de la construcción valoró que el municipio haya decidido actualizar su PRC, aseguró que esperaban “mayores incentivos al desarrollo habitacional”.

Nos preocupa el futuro de Quilpué, tomando en cuenta los grandes cambios que ha experimentado la comuna, especialmente en crecimiento demográfico, conectividad, movilidad social y usos urbanos, y los grandes desafíos que vienen para nuestras ciudades. Más aún si consideramos que las estimaciones más conservadoras dicen que al 2040 llegarán a vivir a la región más de 600 mil personas, muchas de las cuales querrán vivir en Quilpué”, advirtió Chiappini.

 

Fuente: El Mercurio