Comercio electrónico impulsa cambios en el diseño de los edificios

 

Las compras por internet están cambiando la manera de vivir de los chilenos. Y las cifras son contundentes: según el Departamento de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC), los pagos online aumentaron el primer semestre del año, en 36,8% real anual, según el Índice de Ventas por Internet I Semestre 2018.

Esta realidad ha llevado a que el mercado inmobiliario se reformule y ofrezca servicios o productos enfocados a estas nuevas dinámicas. Por ejemplo, hoy los edificios están incluyendo una bodega e-commerce. Ello, con el fin de que sus futuros residentes puedan recibir sus compras online de manera ordenada cuando no estén en su residencia.

Más orden

Según señala Jocelyn Pinto, subgerente de Marketing de Inmobiliaria Manquehue, actualmente ocurre que las personas compran artículos por internet pero como están trabajando muchas veces deben recurrir a mecanismos informales para recepcionar los productos.

“Con una recepción e-commerce los residentes podrán comprar cualquier producto en el comercio electrónico, pero con mayor tranquilidad, sin limitaciones de horarios de entrega”.

Otra opción para responder a la fuerte entrada que ha tenido el e-commerce en el país es incorporar proyectos bodegas especiales que permiten entregar mayor seguridad y orden a los productos comprados vía internet y que son recepcionados en el edificio.

También transporte

Otro caso de innovación son los espacios especialmente diseñado para el tránsito de vehículos que van a buscar o a dejar pasajeros. De esta forma, los residentes cuentan con la comodidad de esperar en un lugar seguro, sin tener que preocuparse del flujo vehicular, al tiempo que se convierte en un aporte a la ciudad, ya que se evita la congestión que genera un auto detenido en una vía.

Otra característica que va en esta línea, son dos bodegas para la recepción de productos, espacios que permitirán hacer compras vía online sin la necesidad de estar en el edificio al momento de la recepción de los encargos. Una está ubicada en el primer piso para recibir encomiendas más pequeñas, y que quedan a la mano del conserje, y la otra en el piso -1 para guardar aquellos productos de mayor tamaño.

En definitiva, el desarrollo de la tecnología ha significado un cambio en la forma en que vivimos, hoy a través de una aplicación móvil podemos tanto hacer nuestras compras como pedir un taxi, entre muchas otras cosas. Es por eso que los proyectos inmobiliarios que se están desarrollando van en la línea de esas nuevas tendencias, incorporando nuevos espacios de almacenaje y tecnologías que sean un complemento a esta nueva realidad.

 

Fuente: El Mercurio