Puerto Varas atrae edificación en altura

 

Puerto Varas ha tenido un fuerte crecimiento inmobiliario residencial, sobre todo de edificación en altura. Entre mayo y agosto de este año se registran en la ciudad 1.047 departamentos nuevos en oferta distribuidos en 13 proyectos, según un estudio de BMI Servicios Inmobiliarios, firma de Banmerchant. Los edificios están concentrados en la avenida Vicente Pérez Rosales, arteria que bordea el lago Llanquihue y donde hay seis desarrollos, ya sea sobre ella o a un máximo de dos cuadras de distancia.

“Es el sector más dinámico, pues se tiene acceso a una variedad gastronómica y cultural, además de una fuerte gama de servicios”, dice el gerente comercial de Inmobiliaria Altas Cumbres, Enrique Loeser. En el tramo entre las avenidas San José y Los Colonos hay siete restaurantes, un casino, cinco hoteles, una galería de arte y un museo.

Son estos atributos, además de la vista, los que explican la alta presencia de unidades de mayor valor en dicho eje, coinciden los desarrolladores. “El mercado más sofisticado se ubica en la costanera. Hay proyectos con departamentos sobre los 110 m2”, indica Juan Cristóbal Covarrubias, subgerente de Desarrollo y Coordinación de Proyectos de Inmobiliaria Patagonland.

Según los datos de BMI, hay 279 propiedades nuevas de tres o más dormitorios, con una superficie promedio de entre 100 y 216 m2, y cuyos valores se mueven entre las 7.923 y 16.657 UF. “Son unos pocos proyectos los que ofrecen estas alternativas, con vistas de primera línea y orientados a un público familiar, que compra como primera vivienda”, dice Tomás Fuenzalida, gerente de Desarrollo de Proyectos de Fuenzalida Desarrollos Inmobiliarios (FDI). Los datos muestran que ese segmento representa el 7% del mercado.

En las zonas más alejadas al lago, los montos son bastante menores, advierte Rino Caiozzi, gerente de Inmobiliaria Ebco Avellaneda Sur. “Si en la costanera el suelo está entre 15 y 22 UF/m {+2} o más, en las áreas más retiradas al poniente o al norte pueden ir de 3 a 6 UF/m2”, dice. Lo cierto es que el 38% del mercado total está entre 3.500 y 5 mil UF.

Otro sector que agrupa varios proyectos es el norte de Puerto Varas, en las cercanías de la avenida Decher, donde hay cuatro edificios. A juicio de Loeser, el atractivo de la zona es su carácter residencial y bien equipada con varios colegios.

Demanda se concentra en los dos dormitorios

El 56% de la oferta nueva en altura ya está vendido, es decir, 588 departamentos. El número es alto, aunque Caiozzi y Loeser advierten que las velocidades de venta son más bien bajas, de no más de tres unidades mensuales, ritmo propio de la zona por tratarse de un mercado acotado.

Más de la mitad de los inmuebles que fueron transados tienen dos dormitorios (304 departamentos ), y uno de cada cuatro tiene entre 70 y 74 m2 (153 unidades). “Puerto Varas es un destino más bien familiar y como tal, un departamento pequeño no es el óptimo. No responde a la necesidad del consumidor”, apunta Fuenzalida.

Entre quienes compran, los expertos identifican dos grandes perfiles. El primero es el inversionista, que busca para luego arrendar. “Están apostando a un mejor rendimiento de sus activos, pues antes buscaban en la capital que hoy ya está colapsada. Ellos vienen al sur porque hay una alta demanda por arriendos, lo que lo hace muy interesante”, indica Loeser.

El otro cliente es el que adquiere la propiedad para residir en ella. Ahí se encuentran quienes se interesan por el segmento sobre las 13 mil UF. “Este es un destino habitacional de puestos altos y medios de las empresas del sector. Se trata de personas con alto poder adquisitivo que se trasladan a Puerto Varas con su familia, y prefieren unidades acordes a sus necesidades”, señala Sergio Novoa, subgerente de Consultoría Inmobiliaria de BMI.

Alto valor del suelo limita nuevos desarrollos

El valor por metro cuadrado promedia las 111 UF en los departamentos de tres dormitorios y cuatro baños, y 106 UF en los de cuatro dormitorios y tres baños. Cifras similares a las que se manejan en las zonas más caras del sector oriente de la capital. Para Novoa, este nivel de precios se explica por la creciente falta de paños para construir. “Además, el plan regulador ha estado paralizado por mucho tiempo y se ha vuelto más restrictivo. Por eso, el valor del suelo aumenta considerablemente y eso se traslada a las viviendas”, dice.

Loeser añade que la tierra se ha vuelto tan cara -según dice, con un alza de 20% en el último año- que, en muchos casos, esto ha impedido el desarrollo de nuevas obras, por lo que la futura oferta de proyectos va a disminuir, mientras las opciones disponibles caen progresivamente. Al segundo cuatrimestre solo habían 64 inmuebles aún sin vender para entrega inmediata, según BMI.

De todas formas, hay tres anteproyectos que ya tienen sus permisos de edificación aprobados y suman 192 departamentos y 17.412 m2 útiles. Además, Caiozzi destaca que uno de sus desarrollos -ubicado hacia el poniente de la ciudad- contempla siete torres de cuatro pisos cada una, y recién están por empezar la cuarta etapa, por lo que le quedan entre tres y cuatro años más en el sector.

Ante la falta de oportunidades en Puerto Varas, Loeser cuenta que muchos desarrolladores están buscando alternativas fuera de la ciudad. “Como queda poco terreno disponible, lo que ha pasado últimamente es que se está empezando a mirar a Frutillar y Llanquihue como potenciales nuevo polos de desarrollo en altura”, concluye.

 

Fuente: El Mercurio