Nuevas normas municipales bajan a la mitad cabida para departamentos

 

En los últimos ocho años son varios los casos en los cuales municipios de la Región Metropolitana han restringido las normas de construcción por voluntad propia o presiones de comunidades de vecinos. Esto ha afectado a los planes habitacionales de las inmobiliarias, generando que estos se reduzcan de tamaño, o bien se frenen porque ya no son rentables.

Un estudio de la oficina de urbanismo Atisba analizó el impacto de estos cambios normativos en 14 comunas de la RM y concluyó que la cabida para desarrollar departamentos se redujo a la mitad, pasando de 828.496 a 412.470 unidades durante la actual década, ya que los municipios han modificado sus instrumentos de planificación en distintas fechas, comenta Iván Poduje, arquitecto, urbanista y socio de Atisba.

Poduje explica que hay zonas que disminuyeron fuertemente la cabida para nuevas viviendas, como el sector centro de la capital. “Antes, algunas comunas, como Estación Central, no tenían plan regulador y se podían construir muchos edificios. Cuando se congela la actividad y se regula, baja la constructibilidad potencial”, señala.

El análisis de Atisba se enfocó en las comunas de mayor dinamismo inmobiliario, que concentran cerca del 70% de la actividad, afirma Poduje. En este grupo se encuentran Santiago, Providencia, Las Condes, Vitacura, Ñuñoa y Estación Central, entre otras.

Densificación en torno al metro

El urbanista asegura que en este contexto es improbable que los precios de las viviendas y del suelo dejen de subir.

Además del alza en los valores de los departamentos, casas y terrenos, otro de los efectos que produce la restricción a las construcciones, es que asoman nuevas zonas como destino de la actividad inmobiliaria.

Iván Poduje recomienda permitir la densificación de áreas cercanas a la red de Metro, para ampliar la oferta habitacional y evitar que las familias deban irse a la periferia de la Región Metropolitana en la búsqueda de una vivienda.

En esta idea coincide el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg. “El Presidente va a anunciar un proyecto de integración social y territorial que busca densificar”, sostiene. Agrega que la densificación debe realizarse en zonas donde “existe alto tráfico, equipamiento y servicios, donde haya metro, vías estructurantes, troncales y parques”.

Según el crecimiento inmobiliario observado en la capital, en unos 10 años no habría capacidad para nuevas viviendas en algunas zonas, indica Atisba.

 

Fuente: El Mercurio