Las altas exigencias a proyecto inmobiliario en Viña del Mar

edificios, construcción, oficinas, leed, tendencias, medio ambiente

Nuevas exigencias y cuestionamientos enfrenta el megaproyecto inmobiliario y comercial que busca levantar Copec en Las Salinas, Viña del Mar. A través de Inmobiliaria Las Salinas, la empresa ingresó en diciembre –por tercera vez- un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) con el fin de habilitar el paño de casi 17 hectáreas para uso residencial y equipamiento.

En medio de la primera ronda de opiniones, varios servicios públicos han presentado oficios con observaciones al Estudio de Impacto Ambiental de descontaminación del suelo -el que estuvo expuesto a combustibles por muchos años- a través de la técnica de biorremediación, que opera acelerando la acción de bacterias que degradan compuestos orgánicos como los hidrocarburos.

A través de este método, que costaría unos US$ 55 millones, Copec busca habilitar el paño para todos los usos aprobados en el plan seccional de la comuna, esto quiere decir, residencial y equipamiento comercial. Actualmente, el terreno sólo permite área verde.

Sernageomin y Conaf solicitaron a la empresa complementar el plan de prevención de contingencias e indicar las medidas preventivas.

“Se solicita presentar los potenciales efectos de un tsunami en el proyecto en cuanto a las obras y acciones, así como respecto de los objetivos del proyecto”, dijo en su informe Jaime Martínez, director Regional del Sernageomin zona central.

Por su parte, Sandro Bruzzone, director Regional (s) de la Conaf en Valparaíso, pidió a la empresa, entre varias materias, conocer las medidas que adoptara para la prevención y ante una emergencia asociada a incendios forestales, ya sea para evitar que un foco generado en el proyecto se propagué a zonas con vegetación o que se genere fuera del área del proyecto y alcance el área de trabajo propagándose a partir de la vegetación colindante.

Marcelo Vidal, director regional del Servicio Nacional de Turismo de Valparaíso, dijo que la inmobiliaria no realizó un análisis del impacto en el paisaje para las personas que transitan por la playa; por lo que, dijo, se requiere que el titular establezca si existe o no afectación visual desde el borde costero hacia el área del proyecto.

La Seremi del Medio Ambiente regional, María Victoria Gazmuri, solicitó a la empresa, con el fin de acreditar el correcto manejo de todos los residuos sólidos que genere el proyecto, implementar un registro (boleta, factura u otro documento con el cual se pueda realizar seguimiento), disponible en el lugar de las faenas en las distintas fases del proyecto. “Además se deja establecido que el lugar de disposición final y/o tratamiento debe contar con las autorizaciones sectoriales respectivas, y el titular deberá asegurarse que estas instalaciones cuentan con la autorización específica para permitir el ingreso del tipo de residuo que se desea disponer y/o tratar”, añadió.

Sobre este punto, el intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, en un pronunciamiento respaldado por el Consejo Regional, había señalado con anterioridad que si bien el estudio señala que el método utilizado es un tratamiento que se realiza dentro del sitio (on-site), sin necesidad de transportar los suelos hacia un sitio de disposición final, también menciona que existe suelo que ha sido identificado con características de peligrosidad en el paño norte durante el plan de muestreo 2015-2016, el cual será enviado a disposición final a través de un tercero autorizado.

“En el estudio presentado no se informan de manera clara dónde se depositarán algunos de los residuos de tierras contaminados que sí van a ser extraídos de los terrenos, por lo que se le solicita que se indique el lugar de tratamiento y disposición final del suelo con características de peligrosidad extraído desde el paño norte, considerando que en la Región de Valparaíso no existen sistemas de tratamiento y disposición final para residuos sólidos peligrosos”, señaló en su informe.

La autoridad regional insistió que no existe certeza respecto de la localización del sitio en el cual se efectuará la disposición final de los lixiviados, considerando que se trata de hidrocarburos y compuestos volátiles altamente tóxicos para la salud de las personas.

Precisamente, otro de los cuestionamientos dice relación con el manejo de las emisiones que se podrían generar en el proceso de limpieza del terreno.

“Considerando que las concentraciones de hidrocarburo son variadas en el terreno, se solicita al titular indicar si existen tratamientos diferenciados en términos del manejo de las emisiones generadas en el proceso (gases o vapores de hidrocarburos volátiles); adicionalmente indicar si las emisiones de hidrocarburos afectan la eficiencia del proceso de degradación en la biopila y cómo se mide la eficiencia”, dijo en su informe Rodrigo Sepúlveda, seremi de Obras Públicas Región Valparaíso.

 

Fuente: DF