Generar flujos constantes es clave para el éxito de los inversionistas hormigas

fdi, el mercurio, precio, m2, metro cuadrado, comuna, departamentos, viviendas

Inversionistas hormigas es el nombre que reciben las personas que adquieren algunas propiedades para arrendar.

“En general, es gente que quiere invertir en algo seguro, que le dé más rentabilidad que, por ejemplo, los fondos mutuos de renta fija”, comenta Gonzalo Ramírez, socio fundador de Assetplan, empresa especialista en el asesoramiento y administración en el mercado inmobiliario.

Se trata de un mercado en crecimiento, señala el especialista, quien afirma que de acuerdo a un estudio de TGA, el 38% de las personas que compran departamentos nuevos lo hacen con el fin de arrendarlos. Mientras que el 44% contestó que la adquisición se transformaría en su vivienda principal y el 18% en su segunda residencia.

¿La razón de esta alza? “Esta inversión genera un aumento en los ingresos actuales, además de transformarse en un ahorro para la vejez”, indica.

Necesidad creciente

Gonzalo Ramírez explica que, según los resultados de la última Encuesta de Presupuestos Familiares, dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en 2018, la cantidad de familias que arriendan una propiedad aumentó del 20% al 25,1%.

Hoy, dice, la gente está arrendando más y en base a esto, se abren nuevas oportunidades en el mercado inmobiliario, especialmente para estos “inversionistas hormigas”.

Según Gonzalo Ramírez, quienes se inician en este negocio “parten algo temerosos, con un par de departamentos”. Sin embargo, agrega que “luego se dan cuenta de que con una buena administración el negocio funciona bien. Además, las propiedades van obteniendo una buena plusvalía, por lo que la gente se entusiasma en comprar más”.

La clave para que la inversión sea exitosa y segura es que “haya una buena administración, que recaude bien todos los meses y además tenga control sobre el activo (propiedad), para que se mantenga bien en el tiempo”, explica Ramírez.

Asevera que es clave la relación con los arrendatarios, para asegurar los pagos y resguardar la propiedad, utilizando las herramientas necesarias para ajustar los precios por UF y a valor del mercado.

Según el especialista, esta relación, que puede ser mediante una empresa, es fundamental para que el negocio crezca.

“De esta manera se puede demostrar a los bancos que hay un respaldo de flujo, que es consistente y que ahora es un ingreso extra. Con esto aumentas tu capacidad de crédito y puedes comprar más”, añade.

 

Fuente: El Mercurio