El silencioso boom de los fondos hipotecarios

fondos hipotecarios, inversión, bancos, mercado inmobiliario, fdi

Si no lo ha escuchado aún, pronto usted podría recibir una atractiva oferta de parte de alguna administrativa de fondos local: invertir parte de ahorros a cambio de una tasa cerca a UF+4,5% anual. ¿Cómo? Invirtiendo en una modalidad que promete convertirse en un boom: fondos de carteras hipotecarias provenientes de bancos que necesitan “descargarse” de algunas de ellas.

En julio próximo, la banca se verá enfrentada a una nueva normativa que sube los requerimientos de provisiones por riesgo de crédito. En pocas palabras, a estas firmas les resultará más caro “colocar” ciertos préstamos, debiendo inmovilizar para ello en torno a US$300 millones para provisiones, o cerca de 1% del patrimonio, según cálculos del regulador. Será un pequeño avance en seguridad para un desafío aún mayor: Basilea III, la regulación bancaria insignia del mundo post crisis 2008, que exige más resguardos de capital y que en Chile luce rezagada en relación a otras zonas del planeta.

No obstante, varios de los bancos locales ya dieron con una fórmula para salir de la mejor manera de las nuevas exigencias: vender grandes paquetes de préstamos hipotecarios a fondos locales y así no tener que provisionar por ellos. Esto está generando una pequeña revolución en el mercado financiero local, aunque algunos advierten ciertos riesgos.

“Los bancos entraron en una dinámica en la que les interesa desprenderse, por decirlo así, de las carteras hipotecarias”, dice Pedro Pablo Larraín, gerente general en Sartor Finance.

Esto ha abierto el apetito de varios. “Nos parece una clase de activo interesante, por lo que estamos evaluando la creación de un fondo de inversión de deuda con garantías inmobiliarias”, dice Diego Maturana, Subgerente de Inversiones de Tanner Asset Management. En caso de hacerlo, los aportantes recibirán una tasa de interés asociada al pago mensual del dividendo bancario, a cambio de una comisión al gestor.

 Clientes y provisiones

Los bancos tienen categorías de clientes, según sus estándares de riesgo, que los llevan a categorizarlos desde A1 a A6. “Los últimos tramos tienen que provisionar por entre 5% y 10% de lo prestado, lo que es harta plata”, dice un administrador de fondos, quien prefiere hablar fuera de micrófono. “Banco Estado, Bci, y Scotiabank est´pan disponibles para vender carteras. Cabe recordar  que BBVA era fuerte en este tipo de instrumentos”, añade.

“Está de moda comprar carteras hipotecarias”, dice Alejandro Rubistein, director en Latam Wealth. “Lo que sé es que los family office y fondos de inversión grandes, como se están metiendo mucho a real estate, están invirtiendo de forma importante en comprar carteras hipotecarias de bancos”.

“Puedes ganar en torno a 4,5%+UF anual y los requerimiento para entrar dependerán de cada fondo”, dice Larraín, de Sartor Finance. “Normalmente, para este tipo de vehículos estamos hablando de inversionistas calificados. Y el gestor se queda con una renumeración en torno al 0.85%, lo que es bastante menos que la comisión de un fondo mutuo general. Esto ya ocurrió en Europa, con los bancos vendiendo carteras antes de tener que adoptar Basilea III”, señala.

Algunos bancos estarían ofreciendo al fondo que compre las carteras hasta un 80% del financiamiento, dicen dos de las fuentes consultadas. “Así el mantiene una colocación, pero en una mejor categoría, más cercana a la A1 que a la A6, lo que la obligaría a provisionar mucho menos”.

 

Fuente: El Mercurio Inversiones