Banco Central confirma mayor dinamismo en 2018 y desestima más recortes de tasa

Banco-Central

En su Informe de Política Monetaria (IPoM), el Banco Central ajustó la proyección de crecimiento del PIB para 2017, desde el rango de 1% a 1,75% previsto en junio, a uno entre 1,25% y 1,75%, al tiempo que mantuvo su proyección de crecimiento entre 2,5% y 3,5% para 2018.

En lo que respecta a la inversión, medida por la formación bruta de capital fijo, pronosticó una caída de 1,6% este año, mayor a la previsión de -0,9% que estimó antes. Sin embargo, subió su pronóstico hacia 2018, desde 3% a 3,2%.

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, presentó el IPoM ante el Senado, oportunidad en la que destacó que en lo externo se ha ido fortaleciendo un panorama más favorable para el mundo emergente y la economía chilena, con un precio del cobre que superó los US$ 3 la libra en las últimas semanas. Si bien no se prevé que ese precio se mantenga, proyectó promedios mayores que los estimados en junio.

El escenario base prevé que el PIB gradualmente retomará mayores tasas de expansión, apoyado en el favorable escenario externo, el fin del ajuste en la inversión minera, la ausencia de desbalances macroeconómicos y una política monetaria claramente expansiva, dijo Marcel.

En el segundo trimestre incidieron en la actividad shocks puntuales que afectaron al sector industrial, aunque Marcel destacó el mayor impulso de las actividades más ligadas al consumo, como comercio y servicios, mientras que sigue observándose una debilidad mayor en sectores ligados a la inversión, como construcción y algunos servicios empresariales.

Por el lado del consumo, resaltó al aumento del empleo privado con contrato y una disminución de los ocupados que trabajan a tiempo parcial involuntario. El empleo por cuenta propia crece más que el asalariado, pero redujo su ritmo de expansión.

Atribuyó a factores transitorios los niveles de inflación y crecimiento de los últimos meses, que se ubicaron por debajo de lo anticipado en el informe de junio, y proyectó mayores tasas de crecimiento del PIB a partir de la segunda mitad de este año. Con ello, la brecha de actividad comenzará a cerrarse gradualmente en el segundo semestre de 2018.

Recorta pronóstico de inflación

El Banco Central bajó desde 2,9% a 2,4% la proyección de inflación anual a diciembre de este año y la subió desde 2,8% a 3% en 2018.

El balance de riesgos para la actividad proyectado en el IPoM está equilibrado, y para la inflación está sesgado a la baja.

Como supuesto de trabajo, el informe contempla continuar con un importante impulso monetario en los próximos dos años, conservando la tasa de política monetaria (TPM) en su nivel actual (2,5%) de mantenerse el escenario base. No obstante, de materializarse el sesgo a la baja en la inflación, cuya materialización podría afectar la convergencia a la meta de 3%, “se requerirá una profundización de la expansividad de la política monetaria”, señala el informe.

 

Fuente: El Mercurio