El 63% de las viviendas que compran los millennials tienen precios bajo las 3.500 UF

Sociedad

Los menores de 35 años están siendo un actor relevante en el mercado inmobiliario. Según los registros de Colliers International, de las 24.186 viviendas nuevas y usadas que se vendieron el año pasado en las nueve comunas con mayor dinamismo en la Región Metropolitana -Santiago centro, Maipú, La Florida, Las Condes, Ñuñoa, Providencia, Vitacura, La Reina y Peñalolén-, 7.617 quedaron en manos de un miembro de la Generación Millennial o Y, es decir, 31,5% de las transacciones.

Este protagonismo se explica porque dicho grupo tiene buenos niveles de ingresos, gracias a un mayor grado de educación respecto de sus padres a la misma edad y, además, porque no soportan grandes gastos en salud. “A lo anterior se suma que hoy cuentan con mayores posibilidades de acceder a un crédito, es más común que antes, pues hay mejores opciones de financiamiento, con tasas más atractivas”, agrega la ejecutiva.

En Santa Elena de Chicureo, por ejemplo, el 36% de los residentes nació después de 1982. Diego Croquevielle, gerente general del proyecto, cree que el hecho de que las familias jóvenes estén tardando más años en formarse, impulsa las ventas: “Tienen más tiempo para destinar sus ingresos a juntar el pie y pagar una propiedad, la que incluso pueden arrendar mientras viajan o estudian en el extranjero”.

Según los datos de Colliers, el 63% de las propiedades vendidas a esta generación son de menos de 3.500 UF. “En general, se trata de personas que inician su vida laboral, por lo que comienzan con valores más accesibles, para luego pasar a un rango más alto de precios”, señala Claudia Zapata, gerenta comercial de Paz Corp.

Por otra parte, los inmuebles sobre las cinco mil UF representan el 24% de las compras de los millennials . A juicio de Croquevielle, en cuanto logran reunir un pie adicional, aspiran a opciones de mayor valor: “Han vivido el período de alza de precios y saben que va a continuar, por lo que ven como una buena oportunidad comprar una casa apenas sus finanzas lo permitan”.

Jóvenes compraron casi dos mil viviendas en el centro

Santiago centro, Maipú, La Florida, Las Condes y Ñuñoa son las comunas que concentran el interés de los nacidos entre 1982 y 1992, todas con más de mil viviendas compradas durante el año pasado, respectivamente. En el informe de Colliers se detalla que en Santiago centro, por ejemplo, se transaron 1.906 propiedades, lo que representa el 33% del total de ventas de esa comuna, mientras que en Maipú la cifra llegó a 1.122 inmuebles, un 37%.

Según un sondeo de GfK Adimark a 1.996 personas de menos de 35 años, lo que más valoran en una ubicación es que esta sea tranquila (54%), cercana a la familia (48%), cercana al trabajo o lugar de estudio (38%) y con buen acceso al transporte (30%). “Para las generaciones más jóvenes es fundamental no gastar más de dos horas diarias en traslados, como lo hace el promedio de los chilenos”, destaca José Miguel Ventura, gerente comercial y de márketing de la consultora.

Es justamente por la importancia que se le da a la conectividad que la mayoría de ellos prefiere comprar departamentos, sostiene Ventura. Lo cierto es que las cifras de Colliers destacan que el 73% de las transacciones son en altura, es decir, siete de cada 10. “Prefieren más los departamentos, pues la oferta es bastante mayor que la de las casas, ahí siguen una tendencia más bien de mercado”, apunta Campos.

La mayoría de los sub 35 que compra en sus edificios opta por alternativas de uno y dos dormitorios, con superficies de hasta 60 m2. En el sondeo de la Generación Y de GfK, se detalla que el 9% de ellos vive en pareja y sin hijos, mientras que el 6% está solo.

A juicio de León, la selección de este tipo de producto es totalmente distinta a la de quienes optan por casas: “El proceso de búsqueda es menos emocional y más enfocado en consideraciones prácticas, como distribución y funcionalidad. La compra de casas está asociada más a aspectos emocionales, con una proyección de largo plazo”. Según los datos de Colliers, de las 7.617 viviendas vendidas a este grupo el año pasado, 2.027 fueron casas y 5.590 departamentos.

Croquevielle indica que, por lo general, quienes prefieren casas vivieron antes en un edificio: “Cuando se casan o llegan los hijos, el comportamiento cambia radicalmente; tienden a ser más tradicionales y la inversión de una casa se transforma en un objetivo familiar”. En ese contexto, Ventura destaca que no es correcta la idea del millennial soltero, libre y que solo quiere viajar: “A veces está muy estereotipada esta imagen, y no se tiene en cuenta que seis de cada 10 de ellos forman parte de una familia ‘tradicional’, es decir, son papás que viven con sus hijos”.

El 8% de los compradores de la generación Y son inversionistas

En el estudio de Colliers, se identifica que un 8% de los jóvenes propietarios tiene un perfil de inversionista, es decir, que compran para luego arrendar.

“Es un segmento de profesionales y la mayoría tiene ingresos sobre los $2 millones. Tienen una mentalidad práctica, sienten que no tienen nada que perder y si les va mal, solo venden la propiedad. Aun así, son personas planificadas y la mitad ya está pensando aumentar su jubilación”, indica León.

Zapata cree que la presencia de inversionistas en este nicho se explica por la falta de responsabilidades financieras mayores, lo que los hace ser más atrevidos. Campos tiene la misma idea: “Tienen un perfil más arriesgado de lo que es un senior , y cuando sean mayores va a ser, incluso, más fuerte el peso de este tipo de comprador, pues son más conocedores del mercado inmobiliario”, concluye.

33% de las propiedades vendidas en Santiago centro fueron adquiridas por los millennials , según Colliers.

54% de los millennials identifican la tranquilidad del entorno como el principal atributo de una vivienda, de acuerdo a un sondeo de GfK Adimark.

23% de los menores de 35 años aún vive, con sus padres; son los llamados “canguros”, conforme a GfK Adimark.

 

Fuente: El Mercurio