En Marbella se posicionan los arriendos más caros de esta temporada

  

A 164 kilómetros de Santiago, Maitencillo es uno de los destinos preferidos entre los capitalinos para veranear. El balneario se divide en tres grandes sectores, de norte a sur: El Abanico, La Caleta y Aguas Blancas. Sobre este último tramo se emplaza la urbanización de Marbella, cuyos residentes normalmente bajan a Aguas Blancas para acceder a la playa.

A pesar de estar alejado del borde costero, en Marbella es donde están los arriendos más caros para esta temporada de verano. En los registros de Portalinmobiliario.com se detalla que los departamentos tienen un valor diario de $150 mil promedio, cifra que sube a $195 mil en el caso de las casas.

Cristián Retamal, analista del área de estudios de Mercado Libre (empresa dueña de Portalinmobiliario.com), dice que estas tarifas se explican por el equipamiento con el que cuenta este megadesarrollo, que incluye cancha de golf, por ejemplo. “Además, se trata de viviendas mucho más grandes que las del resto del balneario y con mejor nivel de terminaciones, lo que finalmente incide en el precio”, señala. Según los datos que maneja la plataforma, la superficie promedio de las casas es de 187 m2 y el 47% de ellas tiene cinco o más dormitorios.

Mientras que en el área aledaña a Marbella -la de Aguas Blancas-, el tamaño promedio de las casas es de 133 m2 y el 30% tiene cinco o más dormitorios. Si bien aquí tienen un acceso más directo a la playa que Marbella, las viviendas tienen un arriendo promedio diario más bajo, de $140 mil, tanto casas como departamentos.

Las diferencias de precios también se observan en la compra de casas usadas, aunque la tendencia tiende a ser la inversa. En dicho mercado, las propiedades en primera línea del borde costero de Maitencillo son a veces más caras que las de Marbella, señala Rosa Zamora, dueña de la corredora local Zamora Propiedades. “En el último tiempo, la gente de Marbella quiere comprar abajo, porque están aburridos de tomar el auto o el bus de acercamiento. Ahí lo que buscan son casas antiguas que remodelan”, cuenta.

Isabel Ponce, dueña de la firma local Ponce Propiedades, también ha notado esta tendencia. “Encuentras propiedades en Marbella por 12 mil UF, y me toca vender casas muy viejas a orilla de playa cercanas a las 20 mil UF”, cuenta. A su juicio, influye en los precios el hecho de que en Marbella hay más opciones para comprar, mientras que en Aguas Blancas casi no hay movimiento por falta de oferta.

El Abanico concentra la oferta de servicios

Hacia el norte del balneario, en el sector de La Caleta, los arriendos de temporada tienen un valor promedio de $120 mil, tanto en casas como en departamentos. Por otra parte, en el área de El Abanico es donde están las alternativas un poco más económicas para veranear: por $105 mil diarios, según los datos de Portal.

“A este sector vienen muchos jóvenes que, en general, tienen exigencias menores en cuanto a los tamaños, en tanto que Aguas Blancas tiene un perfil marcadamente más familiar, lo que se refleja en los precios más altos”, explica Zamora. Desde Portal detallan que el 39% de las casas en el sector de El Abanico disponen de dos o tres dormitorios.

Para Ponce, el público de menor edad se siente atraído por El Abanico, pues la zona concentra la mayor parte del equipamiento del balneario. De acuerdo con un sondeo de Mientorno.cl realizado en la primera quincena de enero, se observa que en ese sector de 200 hectáreas (Marbella tiene 300 ha y Aguas Blancas, 430 ha) hay, por ejemplo, ocho restaurantes, tres supermercados y dos farmacias. De hecho, de los 34 puntos de servicio de los que dispone el balneario, 20 están en El Abanico.

Desde Portalinmobiliario destacan, además, que esa zona hoy es la única costera que tiene presencia inmobiliaria, con un edificio en construcción cuyos departamentos comienzan en las siete mil UF. “La demanda por estar acá es muy fuerte, porque el costo alternativo de comprar una casa en Cachagua o Zapallar es más alto, sobre las 25 mil UF”, indica Benjamín Solar, socio y gerente de Inversiones Inmobiliarias de Land Capital, firma que desarrolla dicho proyecto.

Ahora bien, también es posible encontrar oferta nueva en Marbella, donde actualmente hay cuatro desarrollos en altura, con departamentos que tienen un valor mínimo de 11 mil UF.

Casas podrían subir 10% si se soluciona problema del agua

A pesar del interés que genera Maitencillo, el destino pierde atractivo frente a dos grandes problemas con los que convive: la dificultad de abastecimiento de agua y el tráfico vehicular. Respecto del primero, la zona no cuenta con red de alcantarillado, por lo que cada vivienda debe disponer de una solución particular. “Las casas, por lo general, hacen una cisterna de hormigón y compran el agua a los camiones aljibe, lo que es tedioso, aunque es parte de Maitencillo. Quien compra acá sabe a lo que viene”, apunta Zamora.

La carga de un camión tiene un costo de $30 mil, con una capacidad de 10 mil litros de agua, que puede durar para una semana de consumo para ocho personas, si es que se usa de forma moderada en baños, lavado de ropa y platos.

A juicio de Juan Armando Vicuña, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de Valparaíso, la falta de inversión en una red de agua potable frena la llegada de más proyectos inmobiliarios a la zona. En Land Capital, por ejemplo, debieron comprar el terreno junto con los derechos de agua y, en el tercer subterráneo de su edificio, construir una planta de tratamiento de aguas. “Se viene prometiendo hace muchos años que se solucionará el problema, y como no sabemos cuándo se hará efectivo, no podemos correr riesgos”, indica Solar.

Ponce cree que una vez que se solucione el abastecimiento de agua, los precios de las viviendas debieran tender a subir un 10%. “Hay muchos propietarios que están esperando, porque tienen la expectativa de que cuando llegue el agua, sus propiedades van a valer oro, pero en la medida en que no se vean avances, no hay efectos”, dice.

La otra debilidad que presenta el balneario es la congestión vehicular que se genera cada verano. “Hay una sola gran vía, al borde de la playa, que es muy peligrosa, pues tiene mucha curva y no cuenta con berma. Se debiera construir una segunda pista , ya que en enero y febrero es intransitable”, advierte Vicuña.

Zamora señala que una buena alternativa sería dejar el tránsito en un solo sentido por la ruta costera, mientras que Ponce -quien también es miembro del directorio de la junta de vecinos número cuatro de Maitencillo- cree que se debiera restringir la presencia de vehículos por dicha vía. “Nuestra idea es que todos los autos queden estacionados a un costado de la carretera por donde se accede y la gente baje en buses de acercamiento, pues hoy en día el turista peatonal no está contemplado”, concluye.

En la zona costera no se pueden construir más de dos piso

Hacia la ladera de los cerros, el plan regulador de Maitencillo permite hacer construcciones escalonadas, lo que es una buena solución a juicio de Juan Armando Vicuña, psresidente de la CChC Valparaíso. “Es una forma interesante de minimizar el impacto urbano de una obra”, dice.

Eso sí, Isabel Ponce, de la firma Ponce Propiedades, aclara que quedan pocos paños de extensiones atractivas para nuevos desarrollos inmobiliarios con este formato.

En toda el área del plano costero la altura máxima es de dos pisos, mientras que en el sector El Abanico se permiten hasta siete pisos subiendo por los cerros. Sin embargo, la norma da la opción de sumar un 30% de constructibilidad al proyecto si es que queda en cuatro pisos. “Al hacer un edificio de menor altura el impacto con el entorno es menor y no se pierde el encanto de estar en la playa”, dice Benjamín Solar, socio de Land Capital.

Ponce subraya que hacia el extremo oriente del balneario, alejándose de la playa pero con buena vista panorámica, quedan aún terrenos para futuros proyectos. La ventaja de estas ubicaciones es que tienen una buena cobertura de servicios y no necesitan ingresar al tráfico propio del balneario para acceder a él, ya que el equipamiento de gran escala está en la carretera por donde se accede a Maitencillo.

De todas formas, Ponce señala que la normativa debiera ser mucho más restrictiva con las nuevas obras, en la medida que no se solucionen los problemas de congestión vial al interior del balneario.

 

Fuente: El Mercurio