Estudio comparó cuánto subió el precio de las casas y cuánto los sueldos

 

El área de estudios de Mercado Libre Clasificados dio a conocer los resultados del informe del segundo trimestre de Viviendas Usadas en Santiago, que realiza en conjunto con Portalinmobiliario.com. Uno de los datos más llamativos que arrojó el estudio fue la comparación entre el aumento sostenido de precios de arriendo y venta de viviendas frente al aumento de las remuneraciones reales. Se tomaron datos desde 2010 a 2018.

Sube la demanda

José Miguel Simián, director del Centro de Estudios Inmobiliarios del ESE Business School, de la U. de los Andes, expuso sobre la evolución del precio de las viviendas y cómo estas son cada vez menos asequibles para el bolsillo de quienes buscan arrendar o comprar.

Desde 2010 hasta 2018, las remuneraciones reales han tenido un aumento de 0,8% año a año. En tanto, los precios de arriendo han tenido un alza de 3,9%. Los valores de compra subieron más: 4,7% anual.

Simián enfatizó que desde 2010 en la Región Metropolitana, en promedio, los sueldos han subido 20%, mientras que el precio de las viviendas lo han hecho en casi 100%. Este aumento en el precio se ha debido principalmente por el alza de la demanda versus la disminución de la oferta, sobre todo en Santiago.

“La vivienda es un bien básico, es decir, todas las personas tienen que vivir en alguna parte. Cuando se forma un nuevo hogar, sea por la razón que sea, una pareja se va a vivir junta, un grupo de amigos arrienda, una pareja se casa o una pareja se separa; son razones que pueden explicar el aumento de la demanda aunque los sueldos no suban al mismo ritmo”, explicó.

Familias más pequeñas

Según el economista, los hogares han evolucionado y las familias cada vez son más pequeñas. Acorde al Estudio de ESE Business School y los datos del Censo 2017, en promedio, un hogar está conformado por 3,1 personas. En tanto, las proyecciones para el 2020 y el 2030 son de 3 y 2,8 personas por hogar, respectivamente.

“Cuando nosotros pensamos que hoy tenemos 5,7 millones de hogares y en 2020 vamos a vernos en 6,1 millones y despues casi 7 millones en 2030, estamos hablando que vamos a tener 100.000 hogares más por año. Esto sin duda aumentará la demanda por vivienda. Las unidades demandadas son más pequeñas también, la gente ya no necesita departamentos tan grandes”, asegura el experto.

“No es que la población de Chile esté creciendo a tasas altas, sino que el hecho de que hoy día haya mayor poder adquisitivo, relacionado con las preferencias de las nuevas generaciones de convivir e independizarse está haciendo que a nivel histórico crezca la cantidad de hogares”, agrega Nicolás Izquierdo, gerente de Estudios de Mercado Libre Clasificados.

Más restricción, menos oferta

Como factor importante en que los precios aumenten sostenidamente desde desde hace cuatro trimestres están las restricciones que establecen los planos reguladores de las comunas para construir más viviendas. Por esta razón, los proyectos inmobiliarios se han desplazado hacia las comunas más distantes del centro de la capital.

Un ejemplo es La Florida. Dicha comuna tuvo un aumento de búsquedas anuales en Portal Inmobiliario de 31% en departamentos en venta, mientras que para arriendo ha sido 30%.

“Si bien sigue existiendo mucha demanda por vivir en comunas céntricas, la oferta no puede crecer a la misma velocidad por las restricciones de los planos reguladores, por lo que terminan aumentando los precios sobre las viviendas y el suelo de esos lugares”, explica Simián.

“Lo que se necesita es llegar a un equilibrio que permita ir incorporando oferta dentro de la ciudad y potenciando también nuevos barrios y que eso permita que el aumento de la demanda vaya acompañado de nueva oferta”, complementa Izquierdo.

Empleo estable

Víctor Valenzuela, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello, explica que los precios aumentan a un ritmo mayor que los sueldos debido a que el empleo se ha mantenido estable.

 “Las personas siguen la estrategia de vivir endeudados, peros eso lo hacen en la medida que sus trabajos están estables. Más que con los salarios reales, la demanda de bienes raíces se relaciona con el empleo y su estabilidad, aunque en términos reales no suban los sueldos. Problema de desempleo no hay en Chile, las cifras están en torno al 7%”, comenta el académico.

“Más que decidir en base al ingreso mensual, las personas lo hacen en base a la riqueza, que es lo que van acumulando, como los ahorros y el capital. Hay muchas empresas que en términos reales pueden pasar diez años sin subir los sueldos, pero los puestos de trabajo se mantienen estables”, agrega.

 

Fuente: LUN