Nueva tendencia: El diseño de dormitorio y baño abiertos

 

La diseñadora Sandra Gaete ha reconocido tres tipos de reacciones en las visitas que llegan a su casa cuando conocen el dormitorio principal. Lo que les llama la atención es que el baño en suite está abierto, sin puerta, quedando conectado como un espacio único de pieza – baño.

“Están los que lo encuentran una idea genial, los que lo respetan y a los que les pertuba y empiezan a buscar dónde poner un tabique o alguna otra forma de separar el espacio”, cuenta.

Al eliminar la puerta, el recinto quedó con la tina y el lavamanos como una continuacion del dosmitorio, pero el WC se mantuvo separado en un cubículo aparte.

“No me gusta la sensación de encierro que tienen los baños. La idea era que pudiera instalarme y hasta ver tele desde la tina. Quería sentirme como en un hotel”, dice Sandra.

Precisamente en los hoteles es donde se podría encontrar el origen de este estilo. “Es difícil saber con certeza cuándo surgió la idea de incorporar el baño al dormitorio, pero a través de la historia, el baño ha ido cambiando su forma y ubicación en la vivienda. Este estilo lo he visto en proyectos hoteleros, principalmente, y también puede tener que ver con las viviendas tipo loft, donde tienes espacios únicos multifuncionales”, dice Catalina Yutronic, arquitecta chilena radicada en Londres.

“Un espacio con menos puertas gana en limpieza espacial, aunque siempre supone un desafío arquitectónico mayor el diseñar espacios eliminando las puertas”, opina Alan Fox, arquitecto. “Si se elimina la puerta del baño, la preocupación debe estar en solucionar la aislación acústica y de olores”, añade. 

“La idea del baño como un recinto más bien secundario quedó atrás. El baño ahora está deconstruyendose y adecuándose a las nuevas formas de vivir, mismo fenómeno que ocurre con otros recintos como la cocina y las terrazas. Y todos responden a una misma tendencia que es la hibridación, es decir, a la capacidad de un lugar de recibir varios usos y de adaptarse a distintos momentos y situaciones del habitar”, afirma Ana María Irrarazabal, generente de Socovesa.

Vapores

La ausencia de un muro o de una puerta entre baño y dormitorio sugiere Gabriel León, bioquímico, un par de problemas.

“Los olores y vapores generados por el agua caliente se mueven por el aire. Por eso los baños suelen estar cerrados y revestidos por cubiertas poco porosas y fáciles de limpiar, como las cerámicas”, explica. “Los vapores se adhieren a los muros y con el frío se condensan. Si no tienes un revestimiento preparado para eso, tendrás agua corriendo por los muros. La humedad provoca proliferación de hongos y si la humedad del baño se pasa directo al dormitorio puede provocar problemas respiratorios”.

Soluciones

Para León, la primera recomendación cuando se tiene un baño integrado con el dormitorio es aumentar la ventilación cada vez que se use el agua caliente.

Sandra Gaete se preocupo en la remodelación de que el espacio donde está la tina tuviera ventanas amplias. “En el cubículo del WC sí tengo un extractor de aire. Y sobre el piso opté por un porcelanato”.

Como el walk in closet

Para el arquitecto Eduardo Rivera, de Socovesa, la idea de abrir el baño para que se integre con el dormitorio responde a ampliar la sensación de confort. 

“El baño ha pasado a ser un recinto más sofisticado y que necesita una continuidad, la cual se ve reflejada en la relación directa entre recintos vecinos como el walk in closet, antiguamente considerado espacio solo de guardar”.

 

Fuente: LUN