Seis comunas acaparan 63% de la oferta de casas en la capital

 

En la Región Metropolitana hay 249 desarrollos de casas nuevas, que agrupan a 14.644 viviendas. De ellas, 63% se ubica en solo seis comunas: Colina, Buin, La Reina, Puente Alto, Lampa y Lo Barnechea, que suman 151 proyectos y 9.226 unidades, según un informe del área inmobiliaria de BDO Consultores al primer trimestre de este año.

Colina es el destino que presenta el mayor número de proyectos (49) y también de propiedades disponibles (1.002), casi un tercio del stock total a la venta de la región Metropolitana, que llega a 3.393 alternativas. Asimismo, duplica a la zona que le sigue, Buin, que le quedan 501 inmuebles sin comercializar, distribuidos en 24 desarrollos.

Para Valeria Gori (Socovesa), el fenómeno que se da en Colina tiene su origen hace tres años. “Entre 2015 y 2016 entraron muchas unidades en oferta pensando en el efecto de la exención del IVA que iba a provocar la anticipación de la compra de casas. Sin embargo, la demanda no fue capaz de absorber esa mayor cantidad habitacional”.

Juan Enrique Nestler (Manquehue), coincide en que el alto nivel de stock se debe, en gran medida, al mayor número de firmas que se interesaron en el área. “Desde el punto de vista de las inmobiliarias, es un factor preocupante, pero para el potencial comprador es una gran oportunidad, por la variedad de productos que puede encontrar”, destaca.

Un escenario parecido se da en Lo Barnechea, aunque a una escala menos, pues el mercado es más reducido, con 13 proyectos y 434 casas nuevas. Si bien solo tiene 128 viviendas aún sin vender, ese número representa el 30% de la oferta total de la comuna en el primer trimestre de este año. 

Ambos sectores tienen en común que apuntan a un público más acomodado. En Lo Barnechea, el precio promedio de las viviendas es de 20.423 UF, mientras que en Colina es de 9.499 UF, aunque al analizar los valores por barrio este sube: en Chamisero llega a 10.783 UF y en Chicureo a 11.198 UF. A juicio de Gori, para mejorar las ventas en este mercado, la clave es la diferenciación: “Más allá del precio, lo relevante es el diseño y cómo este se hace cargo de las necesidades de las familias”, dice.

En Lo Barnechea las transacciones se han mantenido en torno a las 300 casas entre el primer trimestre de este año y el anterior. En Colina, en tanto, el interés por comprar ha repuntado y en el primer trimestre de 2018 se promesaron 2.279 propiedades, 361 más que en el mismo período del año pasado. 

Este mayor dinamismo se percibe también en Lampa, donde se transaron 347 viviendas más que en los primeros tres meses de 2017, mientras que en Buin fueron 153 unidades adicionales, en Puente Alto 149 y en La Reina 36, según el estudio de BDO.

Las mejores expectativas económicas, la baja de la tasa de interés hipotecaria y la flexibilización de las políticas crediticias de los bancos son los factores que han impulsado las promesas, coinciden actores de la industria. “También se han fortalecido distintas dinámicas comerciales, como establecer convenios con algunas entidades financieras, facilitar el pago del pie en cuotas o entregar la propiedad en parte de pago”, aclara Nicolás Herrera, socio de BDO.

En cuanto al rendimiento de las ventas, Puente Alto y Lampa son las comunas que presentan los mejores índices. “Apunta a un segmento que se ha mantenido activo, a diferencia de las casas de mayor valor, cuya demanda estuvo más estancada”, señala Fernando Santander (Lo Campino).

El precio promedio en Puente Alto llega a 3.661 UF y en Lampa a 3.168 UF. Para Herrera, el dinamismo de estas comunas se debe a que apuntan a un espectro muy amplio de población, al tener valores más asequibles.

Casas de tres dormitorios es lo más construido

La distribución de tres dormitorios es la más ofrecida en cinco de las seis comunas analizadas. En Buin y Puente Alto supera el 90% del mercado, mientras que en Lampa representa el 70%, en Colina el 66% y en La Reina el 47%. Solo en Lo Barnechea tiene una baja presencia (3%), lideran las unidades de cuatro y cinco dormitorios (36% y 50% respectivamente).

En cuanto a las preferencias, se repite el patrón, ya que en todas las comunas, salvo Lo Barnechea, las unidades de tres dormitorios son las que tienen más demanda.

Otra característica transversal es que la oferta tiende a concentrarse en casas aisladas más que pareadas. 

“La casas aislada es percibida como de mejor estándar que una pareada, es uno de los tantos mitos chilenos. Sin embargo, hoy está surgiendo una alternativa interesante de los townhouses, opción con la que se reducen los costos de construcción y de uso de suelo, siendo un producto atractivo en relación al precio-calidad”, dice Nestler.

 

Fuente: El Mercurio