Tendencias: Industria inmobiliaria del lujo vende bienestar

rentabilidad, mercado inmobiliario, viviendas, inversión, fdi

Cuando Daniel Donnelly gastó US$ 9 millones en un departamento de tres habitaciones y tres baños en Manhattan en noviembre, no estaba comprando solamente una propiedad de lujo. Estaba invirtiendo en su propio bienestar.

“Tenemos el agua más limpia posible en el edificio, el mejor aire. Mi edificio es saludable”, aseguró Donnelly, de 60 años, quien es dueño de una firma de diseño y un restaurante, y hace poco vendió un HVAC y una compañía de torres de agua. El empresario utiliza normalmente un “circuito de hidroterapia” de 252 E 57 th, que consiste en una sala de vapor, ducha “experiencia” y sala de hielo, Medita en el sauna, estudia Pilates en la sala para tal efecto y recibe masajes dos veces a la semana en la sala de masajes.

Donnelly, quien cuenta que el bienestar es su pasión, es exactamente el tipo de comprador con que el sector inmobiliario de lujo está contando en medio de una disminución de las ventas. En vez de ofrecer a los propietarios acceso a “spas” in situ, con piscinas, saunas y jacuzzi, las constructoras hoy en día ofrecen áreas de bienestar que pretenden desintoxicar, reducir la inflamación y estimular la buena salud. Las comodidades incluyen haloterapia, hidroterapia, crioterapia y cromoterapia (sal, agua, hielo y color, respectivamente). Hay saunas con infrarrojo, estanques de flotación, iluminación circadina, ionizadores de agua y piscinas de magnesio.

Manía por la salud

En todo el país, los proyectos inmobiliarios están llenos de propiedades orientadas al bienestar. Este mes en Los Angeles, la supuesta tierra natal de de la manía de la salud, una empresa inmobiliaria de Beverly Hill va a ofrecer la Wellness House, mientras que en agosto otra ofrecerá la First Wellness Estate de Beverly Hills. Una casa, que se anuncia por US$ 52 millones, ofrece una sala de puros, una cava de vinos y un bar. El comprador puede luego irse al “estudio de Bienestar”, el que incluye un estanque de flotación, sauna con infrarrojo y sala de vapor.

La pregunta es si las características de bienestar serán una panacea en un medio de ventas difíciles. “Creo que es una táctica de marketing interesante, pero hay un elemento de moda en esto”, señaló John Burger, corredor de propiedades de Brown Harris Stevens en Nueva York.

Si bien las inmobiliarias compiten en los paquetes de comodidades, no existen datos sobre si ayudan con las ventas difíciles, indicó Burger. Los datos de Realtor.com muestran que, al menos, las constructoras creen que el bienestar puede venderse a un mayor  valor. Los anuncios de casas sobre los US$ 5 millones que contienen la palabra “bienestar” tienen un precio 39% más alto en comparación con anuncios similares sin la palabra en el condado de Nueva York.

Consumidores confundidos

Los consumidores de bienestar no simpre tienen claridad sobre los detalles. Nick Jablonski y su compañero Julio Acosta, de 36 años, tienen una gran inquietud por probar los ítems que se ofrecen en Arbor 18, un edificio en construcción en Brooklyn donde tienen un contrato por un departamento de dos habitaciones y dos baños por US$ 1,12 millones.

“Voy a estar de todas maneras en el sauna con infrarrojo, especialmente en los meses de invierno cuando está helado y oscuro y uno necesita vitamina D extra para animarse”, manifestó Acosta.

Después que Larry Blair, un ejecutivo de tecnología de 66 años, pagó alrededor de US$ 8 millones en 2013 por una casa de 477 metros cuadrados con vista al mar en Laguna Beach, gastó “decenas de miles de dólares” en la instalación de “cromoterapia”, iluminación led de colores que supuestamente altera el ánimo en toda la casa. Él utiliza iluminación color turquesa que es apropiada para el anochecer, indicó y magenta cuando se siente un poco revoltoso.

La casa está en el mercado por US$ 9,975 millones. El ejecutivo planea mudarse a Arizona.

Puesto que hay casi 100 casas en el condado de Los Angeles en estos momentos por las que están pidiendo sobre los US$ 20 millones, las inmobiliarias esperan que aquellas rebosantes de bienestar llamen la atención de los compradores.

 

Fuente: El Mercurio