¿A quién le conviene el hipotecario a 40 años?

fdi, créditos hipotecarios, 40 años, tasas de interés, mercado inmobiliario

El Banco Santander lanzó un crédito hipotecario con plazo de 40 años, dirigido a menores de 35 años que buscan adquirir su primera propiedad con un dividendo más bajo.

De acuerdo a las estimaciones del oferente, esta opción les permitirá acceder a un dividendo hasta 11% más barato respecto a si tomaran uno a 30 años.

Tres profesores universitarios de economía, especialistas en tasaciones y finanzas, explican qué aspectos considerar antes de tomar una decisión. Por su parte, la tabla que ilustra esta nota muestra información de créditos a 20, 30 y 40 años plazo en el mismo banco y con tres montos distintos, para comparar.

Intereses

De acuerdo a Carlos Orrego, arquitecto especializado en plusvalía, y asesor en Transsa Consultores Inmobiliarios, una persona que adquiere un crédito a 20 años pagara prácticamente sólo intereses durante los primeros diez. Luego de ese período, recién comenzará a ser dueño de una fracción de la propiedad.

“Por lo tanto, si pido un crédito a 40 años ese período se extiende por lo menos a 15 años. Además, si lo adquiero cuando tengo 25 años recién a los 65 seré diueño de la vivienda”, sostiene Orrego, quien realiza clases de plusvalía.

“Por lo cantidad de intereses que se pagan por un crédito a 40 años, recomiendo juntar más plata hasta poder optar a otro, ojalá a 20 años plazo”, sostiene.

Rodrigo Fuentes, ingeniero comercial, docente de la Universidad de Chile, dice que es cierto que los intereses aumentan si el crédito se solicitó a más plazo, pero se debe considerar que el crédito hipotecario es el instrumento más barato que ofrece el mercado, si se compara con cualquier otro crédito y con la línea de crédito.

“El crédito hipotecario es más económico que cualquier otro crédito porque tiene a la propiedad como garantía”, aclara Fuentes.

Plazos

Según Fuentes, solicitar el hipotecario a 40 años no necesariamente es una mala opción, ya que permite a profesionales jóvenes, cuyos sueldos generalmente no son altos, destinar un porcentaje menor de su renta a cancelar el dividendo, considerando que esa carga financiera no supere el 25% del ingreso líquido. En un futuro, cuando su nivel de ingreso aumente, pueden pactar nuevas condiciones de pago con el banco.

Para Alejandro García, director académico del Centro Inmobiliario de la Universidad Adolfo Ibañez, el aumento de las expectativas de vida ha incidido en que ya no resulte negativo para los bancos que un cliente termine de pagar su dividiendo entre los 60 y 70 años.

“Hay que pensar que muchos jóvenes son considerados inversionistas hormigas: es decir, compran para invertir y pueden ganar el dividendo arrendando la propiedad”, añade García.

Plusvalía

De acuerdo a Fuentes, el consumidor que adquirió un crédito hipotecario a 40 años tiene que tener en mente que con el tiempo su propiedad aumentará de valor. “Los terrenos siempre suben de precio, entre 2% y 3% por año, porque básicamente son escasos. Y cuando se construye una autopista o una estación de metro cerca de la propiedad, su valor se incrementará hasta 400%”, agrega Orrego.

Sin embargo, esta alza de precio es muy difícil de capitalizar con un crédito a 40 años, ya que el consumidor la incorporará a su patrimonio personal cuando la venda, antes es mera especulación, complementa Orrego.

Oportunidad

Una de las ventajas que ofrece este crédito hipotecario a 40 años es que permite adquirir una propiedad cuando se presenta una buena oportunidad y, quizás, no se puede cancelar en ese minuto un dividendo muy alto, especifica Fuentes.

“El típico caso es cuando una persona encuentra un departamento que le gusta y el propietario está muy interesado en venderlo”, añade Fuentes.

En síntesis, el crédito le conviene a un profesional que proyecte un alza en sus ingresos, que encuentre una oportunidad de compra y que la propiedad proyecte el crecimiento de su plusvalía.

 

Fuente: LUN