fdi, precios, casas, departamentos, viviendas, mercado inmobiliario

Menos viviendas nuevas vendidas, pero mayores montos transados, debido a la comercialización de casas y departamentos de valores más altos.

Esa fue una de las principales caracteristicas del mercado inmobiliario residencial capitalino en el segundo trimestre de este año, según un informe de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Las ventas de viviendas nuevas en el Gran Santiago cayeron 4,4% anual en el segundo trimestre de 2019, llegando a 8.588 unidades. Esto se explica por una fuerte disminución (-7,6%) en el segmento de departamentos, mientras que el de casas subió 12,2%, aunque estas últimas representan 19% del mercado en volumen.

De todos modos, en el primer semestre, la comercialización -en volumen- aumentó 3,5% anual, totalizando las 16.775 unidades.

En cuanto al monto transado en el período abril-junio, se advirtió un incremento de 11,1% frente a idéntico lapso de 2018, alcanzando cerca de 36 millones de UF. Esto, indican en la CChC, está relacionado a la venta de viviendas de mayor precio, mientras que el segmento de unidades más baratas se debilitó.

Lo anterior, asimismo, incidió en que pese al deterioro en las ventas en volumen en abril-junio, los precios de las viviendas subieron 9,1% en igual lapso, el aumento más fuerte desde 2015, según el Índice Real de Precios de Viviendas (IRPV) de la CChC. Los departamentos incrementaron sus valores en 9,2%, mientras que en casas se observó un alza anual de 9,3% en el segundo trimestre.

“Lo que cae o se deja de vender son las viviendas de menor valor, que son el mayor volumen del mercado. Está habiendo un cambio hacia una demanda de unidades de mayor precio”, comenta el gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado.

Hurtado manifiesta su preocupación por la merma en el mercado de viviendas más economicas, ya que menos gente puede acceder a una solución habitacional propia, siendo una alternativa arrendar. En los departamentos -que son el 80% del mercado-. el segmento de precios hasta las dos mil UF representó un 18% de las ventas en el segundo trimestre de este año, mientras que en igual lapso de 2018 alcanzaron el 32%.

El gerente de estudios agrega que en el aumento de precio de las viviendas se sigue reflejando la escasez de suelo y sus elevados costos, las restricciones en materia de construcción y las trabas a proyectos en zonas de alta demanda.

Esto último, igualmente, incidió en que durante el segundo trimestre la oferta de viviendas registrara una caída de 6,2% respecto de 2018, alcanzando uno de sus niveles más reducidos en los últimos tres años, con cerca de 50 mil unidades.

“Al haber una baja en la demanda por viviendas de menor valor, se construye una menor cantidad de unidades. Se segmenta el mercado y se orienta los mayores ingresos”, explica Hurtado.

El informe de la CChC reconoce que el acceso al crédito para los clientes ha sido menos restrictivo en la primera mitad de este año, en un contexto de bajas tasas de interés. Sin embargo, Hurtado advierte que “la solicitud del pie sigue siendo el 20% y eso no es fácil de reunir”.

Otros datos del informe de la CChC señalan que el 53% de los departamentos comercializados en el segundo trimestre tiene una superficie menor a 50 metros cuadrados, mientras que los de un tamaño superior a 120 m2 concentran sólo el 5%.

Las comunas de La Cisterna, Macul, Ñuñoa e Independencia son las que más aumentan su participación en las ventas de departamentos -entre tres y cinco puntos porcentuales-, mientras que Estación Central, Quinta Normal y San Miguel pierden entre cinco y seis puntos.

 

Fuente: El Mercurio