Crece apuesta por inversión en renta fija de 12% a 23%

fdi, inversión, metro, plusvalía, estación, precio

Un desplome. Eso es lo que ha ocurrido en los últimos doce meses con la confianza de los inversionistas de alto patrimonio hacia la bolsa local. Hace un año, el 89% de ellos se mostraba optimista ante un alza de los precios de las acciones. Pero este porcentaje cayó a 45%, según una encuesta realizada por Zurich Chile y ESE Business School de la U. de los Andes, que busca analizar las expectativas en inversiones de 794 personas de altos ingresos (ABC1).

Con esto, alcanza su peor registro desde 2016, cuando la visión positiva llegó a 37%.

Además, la visión pesimista respecto al desempeño de la plaza local aumentó a 55% en contraste con el 11% de 2018.

Las dos principales razones para el retroceso en expectativas es la incertidumbre por la guerra comercial, así como las dificultades del Gobierno para sacar adelante las reformas, en particular la tributaria. “Es algo que venimos recogiendo en llamados o reuniones con clientes”, dice Jorge García, subgerente de Asset Management en Nevasa.

El IPSA, el principal índice de la bolsa local, ha tenido un magro desempeño en lo que va del año. Pese a abrir 2019 por sobre los  5.400 puntos, ahora está por debajo los 5.000, habiendo llegado a los 4.800 a fines de mayo, fecha en que se realizó el sondeo. Ayer jueves, la bolsa subió 0,4% luego de tres jornadas consecutivas a la baja.

“El proceso de reformas se ha estancado y las opciones para selección de acciones son difíciles de encontrar”, dijo JP Morgan en un informe reciente.

“La gente está reticente a invertir en renta variable”, dice Matías Urrutia, gerente de mercados financieros en Vantrust Capital Corredores de Bolsa. Agrega que “el año pasado las expectativas eran bastante mejores con el nuevo gobierno, pero no han podido sacar adelante las reformas. Se decía que la bolsa iba a ganar 10%  este año, y va perdiendo más de 2%”.

“Muchos de los mercados globales mas relevantes han tenido desempeños destacados, y como no es fácil explicar este desacople, algunos pierden la paciencia”, dice García, de Nevasa.

Apuesta en renta fija

La intención de modificar el portafolio apunta en la misma dirección. La apuesta por aumentar inversión en renta fija crece de 12% a 23%; al contrario, el objetivo de invertir en acciones se derrumba de 30% a 10%.

“Ese tipo de movimientos ‘tácticos’ son típicos del retail y tienen que ver con perseguir rentabilidades”, dice García, de Nevasa.

En tanto, Urrutia, de Van Trust, señala que “ha habido un efecto sustitución desde la renta variable local a la renta variable internacional y activos alternativos (inmobiliarios, renta y desarrollo)”.

“El sector inmobiliario ha atraído inversión, la decisión de compra y arriendo de departamentos va en desmedro de la renta variable”, sostiene.

 

Fuente: El Mercurio