Entorno económico local e internacional podría afectar aprobación de hipotecarios

fdi, bancos, tasas de interés, mercado inmobiliario, refinanciamiento

La débil economía local y el incierto panorama internacional podrían impactar el otorgamiento de créditos hipotecarios en el país. La alerta la dio la empresa Ingevec al analizar sus resultados del primer semestre.

“En el área inmobiliaria, se ha observado cierta cautela en la aprobación de créditos hipotecarios, debido a la incertidumbre importada del mercado internacional, al enfriamiento de las economías emergentes, y a las nuevas normativas locales, como la relacionada a la provisión bancaria en créditos hipotecarios”, explicó la empresa.

Sobre el último punto que planteó Ingevec, la empresa Paz dijo en su análisis del primer semestre que, a fines del año 2015, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) emitió una normativa sobre provisiones de créditos hipotecarios, en donde se menciona que se incrementarán las provisiones a las instituciones que otorguen financiamientos mayores al 80%.

Con lo anterior, Paz explicó que, a contar del mes de junio de 2015, la política de la compañía asociada al pie exigido para ventas en Chile se incrementó en la mayoría de los casos a un 15%. A su vez, cuando se trata de venta futura de viviendas (o venta en verde), los clientes son sometidos a un riguroso proceso de pre-evaluación de manera de disminuir el riesgo que no sean sujetos de crédito al momento de tener que escriturar las viviendas, precisó.

Según estadísticas de la Asociación de Bancos (ABIF) en base a cifras de mayo pasado, los créditos hipotecarios en el tramo superior a UF 5.000 registraron una tasa de expansión anual de dos dígitos, aumentando 13,2%.

La entidad mencionó que en el ritmo de expansión de los préstamos para financiar la compra de viviendas en el tramo de UF 2.000 a UF 5.000 también se observó un alza importante, alcanzando un aumento de 7,1% en mayo. Mientras que las operaciones por montos inferiores a UF 2.000 han sido menos atractivas, creciendo un 2,6% anual.

El gremio destacó que las condiciones crediticias han favorecido al crecimiento de los préstamos para financiar la compra de viviendas.

Pese a esto, y para cubrir la posibilidad de menores tasas de aprobación de créditos, las inmobiliarias han profundizado sus gestiones de promociones y marketing para incentivar las ventas de propiedades nuevas.

En el Informe de Percepción de Negocios de agosto del Banco Central (en que se entrevista a unas 180 empresas en el país), se destaca que, en la parte habitacional, la actividad y las ventas se señalan dinámicas para viviendas de hasta UF 3.000, según la mayoría de los contactos. Destaca una mayor demanda de viviendas con subsidio y con fines de inversión.

Con todo, en varias regiones preocupa la velocidad futura de las ventas, dado el alto número de proyectos. En inmuebles superiores a UF 3.000, se aprecia un bajo impulso de las ventas. Sobre los precios de las viviendas, una parte de los consultados indica alzas, en especial por el traspaso de mayores costos, por ejemplo, de los terrenos.

Especulación

En medio de los cuestionamientos por las alzas en el valor de las propiedades, la empresa Paz dijo al analizar sus resultados del primer semestre que, por política corporativa, no realiza “inversiones especulativas” en terrenos, y que la mayoría de los paños son adquiridos con el objetivo de desarrollar un proyecto inmobiliario en el corto o mediano plazo.

“Dado lo anterior, procuramos tener un banco de terrenos con una venta potencial de viviendas equivalentes a 36 meses de venta, lo que nos permita desarrollar nuestro plan de negocios sin quedar con un stock excesivo de terrenos”, sostuvo la compañía.

Ingevec, también en su análisis razonado de la primera mitad del año, dijo que la administración estudia cada proyecto en particular y como política la sociedad invierte en terrenos sólo para el desarrollo inmediato de proyectos inmobiliarios.

Respecto a los riesgos que enfrentan el sector, mencionó que las variaciones en el plan regulador pueden afectar la puesta en marcha y desarrollo de los proyectos, así como sus rentabilidades esperadas. “A su vez, últimamente se ha visto cuestionada la seguridad jurídica de los permisos de edificación”, remató.

 

Fuente: Diario Financiero