Municipio de Santiago aprobó sólo en junio 17 anteproyectos con cuatro mil departamentos

rentabilidad, mercado inmobiliario, viviendas, inversión, fdi
Escucha aquí el resumen de la noticia

 

La comuna de Santiago retomó el liderazgo del auge inmobiliario en la Región Metropolitana. Y el sitial lo podría mantener por bastante tiempo. La Dirección de Obras del municipio aprobó 58 anteproyectos de edificios habitacionales entre enero y junio de este año, los que en conjunto suman nada menos que 11.909 nuevos departamentos.

El mes de junio fue el que registró la cifra más alta de anteproyectos aprobados, con 17 iniciativas que suman 4.092 viviendas, además de un hotel con 171 habitaciones que se proyecta en la calle Agustinas. El segundo mes más activo fue enero, con 12 anteproyectos aprobados, que totalizan 2.889 viviendas. Por el contrario, febrero sumó cuatro iniciativas con 624 unidades.

Esto se suma a que, al cierre del primer semestre, la comuna registró un total de 40 permisos de construcción de edificios en la comuna, con un horizonte de materialización a tres años. Esta cifra supera con creces al resto de las comunas de la capital, donde por ejemplo, Ñuñoa cuenta con 22 permisos y La Cisterna con 16.

Actualmente, la comuna lidera la oferta habitacional en la capital con un total de 1.721 nuevas unidades en la primera mitad del año, superando por estrecho margen a Ñuñoa (que cuenta con 1.715 unidades) y La Cisterna (1.461 unidades), según datos de la plataforma Toctoc.com.

Suma y sigue. Santiago Centro también lideró a nivel de ventas en la Región Metropolitana en la primera mitad del presente año, con poco más de mil departamentos comercializados.

Se destaca la actividad que ha crecido en torno al eje Santa Isabel, tanto en materia de generación de oferta como de lanzamiento de nuevos proyectos. Junto a esto se pone de relieve la transformación que están viviendo varios barrios como Franklin y Avenida Matta, desde usos industriales a destino habitacional.

Pero no todo ha sido perfecto. El sector céntrico de la capital ha vivido profundas variaciones en cuanto a la oferta y demanda de propiedades, con cambios al plan regulador que rebajó la altura de los edificios. En 2012, la comuna vivió un verdadero boom inmobiliario, con cerca de 150 proyectos, pero todo se vio drásticamente disminuido en los años posteriores producto de una modificación al plan regulador que limitó la altura edificada: ya no se puede levantar edificios de 30 pisos, lo que implicó que hubiera mucha demanda hacia zonas aledañas a la comuna como San Miguel. No obstante, factores como la alta conectividad de transporte público y equipamiento han reposicionado a Santiago Centro.

Según actores de la industria, el boom de nuevos proyectos se debe también a que se inició la cuenta regresiva para la entrada en vigencia del reglamento sobre la ley de aporte al espacio público.

La nueva normativa fue publicada en el Diario Oficial el 17 de mayo, tras lo cual deberán pasar 18 meses para comience a regir, es decir, en noviembre del próximo año.

No obstante, las inmobiliarias trabajan a toda máquina para tratar de evitar someterse bajo este nuevo esquema, que se estima encarecerá los proyectos entre 3% y 10%, dependiendo de su magnitud.

Con la normativa antigua, sólo los proyectos inmobiliarios con más de 150 estacionamientos (en caso de los edificios comerciales) y aquellos con 250 de estos espacios o más (en estructuras residenciales) debían realizar un Estudio de Impacto sobre el Sistema de Transporte Urbano, conocido como Eistu.

La nueva norma, que reemplaza a ese sistema, estableció que todas las inversiones del sector deberán contar con su estudio y los respectivos informes de mitigación vial, proporcionales a la cantidad de estacionamientos.

 

Fuente: DF