Departamentos desde 17 m2 se suman a nueva tendencia urbana en Santiago

fdi, créditos hipotecarios, tasa de interés

En Hong Kong se hicieron populares como “nanoviviendas”, pero en Chile se les conoce como departamentos tipo “estudio”.

Se trata de espacios de un ambiente que bordean los 20 metros cuadrados, y cuentan con un baño, un dormitorio, living-comedor y cocina, y en algunos casos una pequeña terraza o balcón.

La población joven los comenzó a preferir para vivir en sectores céntricos de la ciudad, sacrificando espacio por ubicación.

En Chile se masificaron en 2016 en comunas como Santiago y Estación Central, con opciones de alrededor de 25 m2, pero hoy se están expandiendo a sectores de Ñuñoa y otras comunas pericentrales, como San Miguel, y son cada vez más pequeños. Cerca del Estadio Nacional y el Parque O´Higgins, por ejemplo, se promocionan proyectos de 21 y 17 metros cuadrados respectivamente, desde más de 2.200 UF.

Normativa favorece

El nuevo estandar del programa de integración social y territorial impulsado por el MINVU es que las viviendas sociales tengan 47 m2, si se trata de una casa, y 52 m2 si son departamentos. La medida ha aumentado con los años, y hoy incluso hay algunos de hasta 60 m2, siempre apuntando a que residan familias.

La oferta privada, en cambio, avanza en sentido contrario. El presidente del Consejo de Desarrollo Urbano, Sergio Baeriswyl, plantea que la proliferación de este tipo de departamentos -habitaciones sigue siendo una tendencia mundial de reducción del metraje en unidades habitacionales , sobre todo en los casos de las grandes ciudades.

“Las inmobiliarias comienzan a ofrecer estos productos porque el valor del metro cuadrado vendido, en general, ha aumentado muchísimo y eso implica que una parte importante de la demanda no encuentra una oferta correspondiente”, afirma.

Por otro lado, agrega que “cubre una oferta que antes no estaba disponible, y que para muchas personas puede ser bastante funcional. No es tan descabellado”.

Eso sí, advierte que puede traer externalidades negativas como mala convivencia comunitaria y que después haya demasiados departamentos pequeños.

La Ordenanza General de Urbanismo y Construcción no incluye ninguna norma que regule la superficie mínima de una unidad habitacional, por lo que podrían seguir surgiendo proyectos más reducidos, como ocurrió en ciudades como París.

Fuente: El Mercurio

Leave a Reply