fdi, mercado inmobiliario, alza, precios

El martes 24 de septiembre el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, presentó ante la Comisión de Economía de la Cámara Baja el proyecto de Portabilidad Financiera, el cual busca facilitar el proceso de cambio de un banco a otro de productos financieros. La iniciativa ingresó con suma urgencia, por lo que se prevé una rápida discusión en el Congreso.

Pero incluso antes de que ese proyecto sea ley, las bajas tasas de interés ya han logrado que muchos clientes acudan a los bancos a repactar sus deudas, en particular sus créditos hipotecarios; algo esperable si se considera que las tasas de préstamos hipotecarios promediaron una tasa de 2,14% entre el 8 y 15 de septiembre, según cifras del Banco Central, dato aún menor que el 2,19% al que se encontraban la semana anterior.

“Efectivamente el mercado ha estado sumamente inquieto hace rato, haciendo consultas y además accionando harto refinanciamiento y harta compra también”, comenta Ricardo Lagos Gana, vicepresidente de Productos de Scotiabank. “En el mundo del refinanciamiento, nosotros en tres meses ya efectuamos 15 mil operaciones con clientes en que hemos hecho refinanciamiento de forma directa”.

Según explica Lagos, este nivel de repactación significa un aumento de 40% en el volumen de operaciones de refinanciamiento si se compara año año. “Hay mucha consulta, mucha inquietud, mucha simulación, mucho ejercicio, antes también de la decisión de refinanciar”, comenta. “En la práctica lo que el banco ha hecho —y ha pasado en la industria— es que hemos transferido de forma bastante rápida y directa todo el beneficio de esta baja de tasas de interés, y ha significado efectivamente un volumen grande de clientes refinanciando sus operaciones”, dice Lagos.

¿Esperar o actuar?

La reacción de quienes buscan financiar la compra de sus viviendas es esperable si se considera que en los últimos meses el Banco Central ha recortado la tasa de política monetaria desde un 3% en junio a un 2% en la última reunión de septiembre, llevándola a su nivel más bajo en nueve años. Sin embargo, analistas proyectan que el Central podría seguir realizando ajustes, sobre todo si la economía local no da señales de inflación y el panorama externo continúa siendo incierto considerando factores como la guerra comercial o el Brexit.

Por esto, hay quienes plantean que aún se puede esperar para obtener mejores tasas de refinanciamiento en los créditos bancarios, algo con lo que Lagos discrepa. “Honestamente no he visto condiciones de mercado tan favorables como esta en muchos años. Yo creo que las decisiones de adquisición son ahora”, plantea el ejecutivo.

“Cuánto tiempo van a durar estas condiciones es un tema de mercado, es un tema de política internacional, de cómo nos afecta al mercado local. Es una combinación tremendamente relevante que, en la práctica, la ventaja marginal que puedas estar esperando tener, no tiene sentido postergarla porque hoy en día en realidad las condiciones con las que están realmente ya son insuperables”, sostiene Lagos. “Una tasa del 2,14% a nivel mundial es algo que hoy día casi no tiene comparación”.

Impacto de la portabilidad financiera

Cuando el Presidente Sebastián Piñera anunció el proyecto de Portabilidad Financiera, aseguró que este premitiría simplificar y abaratar el proceso de traslado de un producto de un banco a otro, reduciendo también los plazos en los que estos trámites se realizan. Consultado sobre si los clientes están esperando que este proyecto esté vigente para repactar su deuda, Lagos responde que no: “No creo que alguien esté esperando porque venga la portabilidad financiera. Creo que la portabilidad financiera efectivamente es un tema importante y relevante a trabajar y a estudiar e implementar, pero de nuevo, nosotros como banco antes de la portabilidad financiera ya estamos trabajando en cómo hacer eficientes las renegociaciones”.

Según Lagos, en Scotiabank actualmente un proceso de refinanciamiento toma entre 15 y 30 días. “Una cosa es lo que se demora en que se ejecute y otra es lo que se demora en que se solicite y se apruebe, esa parte es muy corta”, asegura el experto. “Entre que se solicita y se aprueba, en cinco días o 10 días nosotros ya lo tenemos aprobado. Tenemos un proceso de refinanciamiento express bastante expedito y automatizado. Ahora, desde que se ejecuta, al cambio de dividendo, pasa un mes o dos meses […] hasta que pagas el nuevo dividendo”, asegura el ejecutivo.

Fuente: Pauta.cl

Leave a Reply