¿Cuánto podrían bajar los arriendos en zonas cercanas a los metros más afectados por las movilizaciones?

Terra, Ñuñoa, fdi, edificio, departamentos duplex

Los daños a 80 estaciones de Metro como consecuencia de la crisis social que estalló tres semanas atrás en Chile, impactarán directamente en la plusvalía de viviendas en radios cercanos a estos ejes.

Un estudio realizado por Arenas y Cayo proyecta que de aquí al cierre de año los precios de arriendo de estas viviendas podrían verse disminuidos en los casos más extremos hasta un 26%. Ese es el caso del radio cercano a Bío Bío (Línea 6), que de septiembre a octubre bajó el arriendo promedio desde $380.400 a $344.400 y para noviembre se prevé que llegue a niveles de $ 279.900 (-25,9%).

Además, existen otras 13 zonas que podrían bajar más de un 20% y que se concentran en las líneas 4, 4A y 6. Dentro de estas destacan las estaciones de La Granja (-25%), Trinidad (-23,9%), Rojas Magallanes (-23,5%) y Vicente Valdés (-22,2%).

La denominada zona cero (Estación Baquedano), que es donde se han concentrado las marchas y manifestaciones estos días, podría experimentar una baja de 19,2%, llegando el arriendo a niveles de $ 318.600.

El gerente de estudios de Arenas y Cayo, Cristián Gutiérrez, explica que los departamentos de hasta 50 metros cuadrados (m2) son los más expuestos a sufrir mayores bajas, dado que en los últimos 12 meses hubo una evolución negativa en los precios (-1%), a diferencia de la variación positiva que se observó a nivel general en esa zona (0,76%).

Así, y asumiendo que los disturbios se normalicen en un mes, el valor de departamentos del rango 20 a 50 m2 disminuiría en hasta un 10,2%, y en el caso de hasta 140 m2 8,3%.

“De prolongarse más tiempo, se sumará el aumento de vacancia, especialmente en departamentos pequeños al finalizar los contratos de arriendo a final de año, situación que en caso de departamentos orientados a estudiantes puede prolongarse durante el verano”, señala Gutiérrez.

“Es importante tener en cuenta que los efectos de cambio de valor de arriendo sólo se consolidarían a finales de noviembre dado que muchos propietarios han frenado la colocación de unidades para arriendo o prolongado los arriendos actuales a la espera de la normalización del clima social”, agrega.

Otros efectos inmobiliarios

Gutiérrez explica que el hecho de que se estén frenando todos los cierres de negocios -tanto en venta como en arriendo-, implica sólo en un mes de disturbios una baja que en los puntos más álgidos sería de 10% del valor. Sin embargo, de prolongarse se acoplaría a la baja de ritmo propio de fin de año y período estival, lo que se traducirá en una baja de actividad inmobiliaria que puede llegar hasta finales de febrero lo que lo convertiría en un “súper ciclo de baja de la actividad”.

Esto se sumaría a menores arriendos estivales por menor capacidad de pago en potenciales veraneantes producto de la incertidumbre, lo que ya se vio en el fin de semana largo de primer fin de semana de noviembre.

En cuanto a inversión en nueva infraestructura, esta puede verse afectada por mayor carga impositiva, lo que en el caso de edificios exclusivos para arriendo o multifamily y fondos de inversión obligaría a una revisión y por consiguiente, un retraso en la toma de decisiones sobre inversión.

En la otra vereda, la reconstrucción de infraestructura de comercio y servicios que han sufrido daños, generará actividad económica por reposición. Sin embargo, debe haber estimulo o garantías para que se reponga al estado anterior, “dado que se corre el riesgo de desinversión en lugares periféricos de las ciudades”.

Fuente: DF

Leave a Reply