Dividendo para un crédito de 5.000 UF se encareció $47.941 tras estallido

Terra, Ñuñoa, fdi, edificio, departamentos duplex

Tras un mes de revueltas en buena parte del país, es fácil olvidar lo buenas que eran las cosas antes de ese 18 de octubre. Si no que lo digan los cientos de chilenos que, azuzados por la histórica baja en las tasas de interés de los hipotecarios, corrieron a repactar sus créditos o adquirir uno para cumplir el sueño de la casa propia.

Sin embargo, pasó lo que todos sabemos y hoy el escenario no es el mismo.

Según cifras de la plataforma de servicios financieros Compara Online, los créditos hipotecarios ofrecidos por diez bancos han aumentado sus tasas entre el 16 de octubre y 26 de noviembre. Para tener un ejemplo concreto, se hizo una simulación en base a una propiedad de 5.000 UF, comprado con 20% de pie, tasa fija y 25 años de plazo. El alza promedio fue de 0,83 puntos porcentuales y la mediana, 0,78 puntos (el valor medio).

Si lo llevamos a dinero, el dividendo de los diez bancos estudiados para ese crédito en particular subió $47.941 promedio y $44.336 de mediana.

En los extremos del análisis están los bancos Itaú y Falabella. El primero fue el que menos subió, con 0,27 puntos, y el segundo el que más subió, con 1,4 puntos. Esto significa que el dividendo del Itaú subió $15.346 y el de Falabella, $80.978.

“En una situación normal, el alza de un punto porcentual en la tasa es un alza importante, sobre todo en un periodo tan corto”, apunta Alfredo Achondo, gerente de finanzas de ComparaOnline.cl.

¿Por qué sube?

Además de depender de la tasa de interés que fija el Banco Central, los bancos monitorean la situación económica constantemente , ajustando sus costos a su diagnóstico.

Lo explica Gonzalo Jimenez, director general de UberInmobiliario.com: “Hoy la tendencia es al alza porque se contrae la oferta en términos de departamentos, ya que los proyectos inmobiliarios nuevos están medios parados porque los fondos de inversión se retuvieron. Eso implica que la oferta se contrae”, asegura.

Francisco Ackermann, gerente comercial de Capitalizarme.com, agrega: “Las variables que afectan la tasa de interés son la tasa del Banco Central, los costos de los bancos y sus propias políticas de riesgo. Cada institución va haciendo un análisis de la situación que seguramente es semanal, según la cartera de clientes y sus solicitudes de crédito”.

¿Comprar o no?

“La tasa sigue siendo buena en comparación a las cifras de años atrás y otros períodos. Si uno tiene la capacidad de crédito todavía, la situación sigue siendo conveniente”, opina Ackermann.

Dice que entre sus clientes, la mitad la pensó dos veces una vez ocurrido el estallido.

“Tuvieron la intención de salir del negocio porque el susto bloquea. Pero después de un tiempo el 25% de ellos decidió comprar, mientras el otro 25% prefirió cancelar la operación para esperar”, cuenta.

Ackermann cree que es muy difícil que vuelva a bajar la tasa en ese escenario.

“Lo más probable es que siga subiendo hasta nuevo aviso. Ya sabemos que el otro año será muy duro y es poco probable que volvamos pronto a tener las tasas de antes del estallido. El peso se está devaluando y si se guarda en una cuenta, pierde valor. Una propiedad está en UF y resiste mejor las crisis”, agrega.

Esto último puede ser muy relevante en el futuro cercano, opina Benjamín Labra, cofundador de la plataforma de inversión ArriendoAseguro.

“Se espera un escenario más restrictivo por parte de la banca debido a los peores pronósticos que se tienen para el siguiente año. Un alza de tasa de créditos hipotecarios sumado a un incremento en los porcentajes de pie que van a volver a pedir los bancos, van a hacer que la adquisición de una vivienda se vuelva más complejo”, adelanta.

O sea, ahora es cuando. Todavía.

Fuente: LUN

Leave a Reply