Estación central se enfrenta con inmobiliarias, tras anular 7 proyectos

La posibilidad de que se sigan levantando en Santiago proyectos de gran altura y de edificación continua siendo un tema que se discute en instancias judiciales y cada vez con mayor fuerza.

En esta ocasión, un grupo de siete proyectos inmobiliarios en la comuna de Estación Central se encuentran judicializados, luego de que la Dirección de Obras de dicho municipio invalidó o rechazó los permisos de construcción solicitados por diversas empresas inmobiliarias.

Esa anulación fue adoptada por dicho organismo apoyándose en instrucciones de la Contraloría General de la República y de la División de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, que objetaron la construcción de iniciativas de edificación continua.

Las empresas involucradas son Placilla, Dalmacia, Loja II y Suksa. Esta última firma -en un caso distinto a estos siete mencionados- sufrió la semana pasada una derrota en la Corte Suprema, luego de que esta rechazara la construcción de un proyecto de 38 pisos en Estación Central por su impacto en el “medio humano”.

Los siete proyectos en disputa en la Corte de Apelaciones involucran alrededor de 2.600 departamentos, según pudo constatar El Mercurio al revisar cada una de las causas ingresadas a dicho tribunal.

Mauricio Cisternas, socio fundador del estudio Cisternas Concha, comenta que los reclamos de ilegalidad corresponden a proyectos que no habían comenzado aún sus obras. El abogado explica que hace un tiempo las organizaciones ciudadanas de Estación Central habían solicitado al municipio la revisión de 27 permisos de edificación, pero esa administración -agrega- indagó un total de 41. Así, llegó a la conclusión de que no correspondía otorgar siete autorizaciones por sus características de edificación continua.

Los proyectos invalidados con la mayor cantidad de viviendas corresponden a dos de la empresa Suksa, ambos ubicados en la calle Toro Mazotte, la misma vía que alberga a la iniciativa rechazada por la Corte Suprema la semana pasada. Esta vez, se trata de obras de 36 pisos que contemplan 680 departamentos en un caso y 612 unidades en otro.

Otras inmobiliarias en sus recursos alegan que sus proyectos invalidados son de más baja altura y que no calzan con el perfil de guetos verticales.

Cómo sigue la inversión en la comuna

Consultado respecto de cómo se debe desarrollar la actividad inmobiliaria en Estación Central, el administrador municipal, Ricardo Ferrada, señaló que las inversiones deben regirse por las normas urbanísticas hoy aplicables que fijan una altura máxima de 12 pisos en el eje de la avenida Libertador Bernardo O´Higgins.

En tanto, en el rubro inmobiliario explican que en manzanas interiores de la comuna no es posible edificar más de cinco pisos.

En la industria también reconocen que, ante mayores exigencias de los planos reguladores comunales, la judicialización de proyectos y la mala percepción de la opinión pública de las iniciativas sobre 30 pisos, las empresas están optando por edificaciones de menor altura.

Esa situación, advierten, podría incidir en mayores precios de los departamentos, migración de inversiones a zonas más alejadas y dificultad para que se desarrollen viviendas sociales debido al mayor costo.

Fuente: El Mercurio

Leave a Reply