BC mantiene la tasa en mínimos históricos y compromete nuevas medidas en caso de que sean necesarias

En línea con las expectativas del mercado, el Banco Central mantuvo en 0,5% la Tasa de Política Monetaria (TPM) en su reunión de mayo, situándola en un mínimo histórico. Según señaló la entidad en su comunicado, la decisión se adoptó por la unanimidad de los cinco consejeros.

El emisor aseguró que no descarta tomar nuevas medidas de apoyo monetario “no convencionales” para darle soporte a la economía, afectada por las medidas de aislamiento para contener el coronavirus.

“La decisión del Consejo de mantener la TPM en su mínimo técnico de 0,5%, es concordante con la necesidad que la política monetaria se mantenga en esta posición altamente expansiva por un extenso período de tiempo para asegurar la convergencia de la inflación a la meta de 3% en un horizonte de dos años. El Consejo evaluará opciones para intensificar el impulso monetario y apoyar la estabilidad financiera a través de instrumentos no convencionales en caso de que la evolución de la economía así lo requiera”, señaló la entidad.

Además de bajar la tasa a su mínimo técnico, el banco ha implementado una serie de medidas de inyección de liquidez para el sistema financiero, como por ejemplo la denominada Facilidad de Crédito Condicional al Incremento de las Colocaciones (FCIC) y un programa de compra de bonos bancarios.

En su comunicado, el ente autónomo reportó que los bancos comerciales han solicitado alrededor de US$ 12 mil millones -cerca del 50% de los fondos disponibles- de la FCIC, mientras que el programa de compra de bonos bancarios ha acumulado US$ 3.300 millones de los hasta US$ 8.000 millones disponibles, mientras la recompra de deuda del Banco Central ha llegado a algo más de US$ 5.600 millones.

Menores presiones de precios
En su fundamentación, el Banco Central recalcó que la evolución del Covid-19 y el impacto de las medidas de aislamiento sanitario condicionan el escenario macroeconómico global, con proyecciones que anticipan una recesión de la economía global para el actual ejercicio “que superan lo considerado en el escenario base del IPoM de marzo”.

“Además, es previsible que las prácticas de contención sanitaria se mantendrán durante buena parte del segundo trimestre. En este contexto, los bancos centrales y los gobiernos han continuado reforzando sus políticas de estímulo, apuntando a limitar el impacto negativo en la situación de empresas, hogares e instituciones financieras y apoyar la recuperación en el segundo semestre del año”, aseguró el emisor.

A nivel local, el banco aseguró que la caída de 3,5% que registró en marzo el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) se ubicó “en línea” con el panorama del IPoM, “ratificando el inicio del proceso de contracción económica provocado por la emergencia sanitaria”.

Asimismo, la entidad autónoma recalca que en base a la encuesta de empleo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los registros administrativos y el Informe de Percepción de Negocios, se puede concluir que el mercado laboral registra un “importante deterioro, parcialmente amortiguado por las medidas especiales adoptadas por el Gobierno”.

En este contexto, el banco enfatiza que las expectativas privadas apuntan a que la economía chilena “se contraerá este año para recuperarse significativamente el próximo año”.

Respecto a los precios locales, el comunicado plantea que las presiones inflacionarias de mediano plazo continúan contenidas, “en concordancia con una mayor apertura de las brechas de actividad como consecuencia de la emergencia sanitaria”. A ello se suma la caída del precio del petróleo desde inicios de año, que contrarresta las presiones de costos por el alza del dólar de inicios de año. “A un año plazo, las medidas de expectativas de inflación se ajustaron a la baja, mientras que a dos años continúan en torno a 3%”, señala el texto.

Fuente: DF

Leave a Reply