Aumenta demanda por tiendas oscuras en medio del boom de las ventas por internet

fdi, bancos, tasas de interés, mercado inmobiliario, refinanciamiento

Mientras la industria inmobiliaria está pasando por momentos díficiles por la pandemia, hay un nicho que se mantiene más movido que nunca: las dark stores o tiendas oscuras, que son supermercados o restaurantes dedicados solo para el despacho a domicilio.

La tendencia llegó con fuerza hace un par de años y producto de la crisis sanitaria se ha potenciado a tal nivel que se ha convertido en una de las áreas con mayor actividad del sector.

“Hoy el foco está en buscar ubicaciones para instalar tiendas cerradas al público y dedicadas exclusivamente al delivery, para hacer más eficiente la operación en términos de espacio, tiempo y costos. Ha aumentado la demanda por ubicaciones consideradas estratégicas para este tipo de operación: zonas con buena conectividad y alta densidad poblacional, pero no en primera línea”, explica Antonio Sivori, gerente del Área de Retail de Colliers International.

Las llamadas cocinas oscuras permiten a los restaurantes segmentar su servicio de manera más ordenada y mantener la exclusividad para sus clientes. “Si bien es cierto que con la situación actual el rubro gastronómico se ha visto muy afectado, gracias al delivery han podido seguir operando. Una vez que pase la crisis sanitaria y la gente vuelva a salir, la necesidad por cocinas oscuras será más latente. La gente ya se acostumbró a pedir comida de sus restaurantes favoritos”, explica Sivori.

Para los supermercados la necesidad por tiendas oscuras hoy es muy clara: contar con espacios diseñados exclusivamente para el delivery permite dar un servicio más rápido en ubicaciones que resultan más económicas para el operador.

De acuerdo a los expertos, si bien se trata de una tendencia muy nueva, se pronostica un ritmo de crecimiento acelerado. “La tendencia llegó para quedarse. Estimamos que para 2021 la presencia de tiendas oscuras en la Región Metropolitana se duplicará”, afirma Antonio Sivori.

Coincide Francisco Ortuzar, de Orca Business Consulting, quien destaca que las dark stores son una apuesta comercial con foco en la última milla, que ha tenido un gran crecimiento en el mundo en los últimos 12 meses, como parte de la transformación digital del sector, y ya es una nueva dinámica de venta por delivery que se está consolidando y que se proyecta en el largo plazo

Según Jorge Fantuzzi, socio FK Economics, esta tendencia se estaba comentando mucho antes de la pandemia y por eso posiblemente se mantenga después, sobre todo por la penetración del e-commerce en general, sumado a los costos de personal.

En general, la automatización es una tendencia necesaria en el retail, tanto que fue lo que inspiró una de las mayores demandas del sindicato de Walmart durante la huelga del año pasado, sostiene el experto.

Añade que los metros cuadrados que pagan los supermercados o retailers son muy caros en algunas comunas. “Si se comprueba que el modelo es eficiente para los retailers, lo interesante es que podría cambiar muchos modelos de negocio, beneficiando a los dueños de supermercados, a los consumidores y tal vez abriendo la posibilidad de que entren nuevos competidores, muchos podrían montar una bodega robotizada sólo para atender por e-commerce”, dice.

Francisco Ortuzar destaca que este tipo de operaciones tiene un alto potencial de productividad que puede disminuir los costos de operación en forma importante, traspasándole al cliente final parte de ese menor costo.

“Este cambio cultural que significa una tienda oscura se ve favorecido por el escenario actual de pandemia”, afirma el experto, quien pone una alerta: las empresas deben responder a este ajuste con los cuidados necesarios, considerando las capacidades operacionales y logísticas para resguardar la reputación del servicio.

Fuente: DF

Leave a Reply