Ñuñoa: ordenanza que limita horario de obras enciende críticas de las constructoras

La ordenanza que la Municipalidad de Ñuñoa aprobó el 31 de julio pasado para limitar el horario de ejecución de obras hasta las dos de la tarde mientras dure el Estado de Catástrofe encendió las alertas entre las constructoras, las cuales critican que esta disposición agrega un nuevo obstáculo a la compleja situación que les ha impuesto la cuarentena en gran parte de la capital.

“En un contexto donde se necesita reactivar el país y en que los privados están haciendo un esfuerzo gigantesco para ello, se ve de forma muy negativa esta restricción, la cual sólo logrará que sea más difícil reactivar las obras paralizadas como los miles de trabajos que ello significa”, dice el gerente de Proyectos Inmobiliaria Norte Verde, José Ignacio Maturana.

La firma actualmente tiene un proyecto de 22.500 m2 en su período final en la comuna con un total de 150 trabajadores. Maturana sostiene que la ordenanza se hace imposible generar grupos de trabajo que ingresen y salgan de forma diferida, a fin de evitar aglomeraciones y respetar el distanciamiento social. “Al contrario de lo que indica este decreto, lo que se necesita es flexibilizar los horarios de trabajo. Esto es un impedimento para retomar obras, teniendo en cuenta los tiempos de traslados. Además, va totalmente en contra de lo necesario para controlar los vectores de contagio”, indica.

Inmobiliaria Santolaya -que tiene cinco desarrollos en la comuna y abarca unos 400 trabajadores- coincide en el diagnóstico. El gerente general de la firma, José Antonio Santolaya, dice que “esta ordenanza atrasa los calendarios de inicio de nuevas edificaciones; en una industria que ha estado tan golpeada en los últimos meses, toda medida como ésta le quita aún más dinamismo para el futuro”.

El gerente de proyectos de Exxacon, Víctor Ortega, hace hincapié en el impacto sobre los plazos de entrega de proyectos habitacionales: “sin duda, esto merma la productividad en nuestras obras y genera consecuencias a terceros no consideradas. Por ejemplo, si nos demoramos más en terminar un edificio debido a la restricción horaria, se demora también la entrega de un departamento a una familia que contaba con ello”.

La firma actualmente tiene dos proyectos en distintas etapas de desarrollo en la comuna con una dotación cercana a las 100 personas.

Ingevec es otra constructora de alta presencia en Ñuñoa, con nueve obras en ejecución que daban empleo hasta antes de la pandemia a cerca de 1.000 trabajadores. El gerente general, Rodrigo González, dice que la medida “agudiza la crisis en nuestro sector”, y si bien señala que entiende las aprensiones de las autoridades comunales, enfatiza que “esta restricción dificulta aún más que podamos retomar la actividad, que cuenta con estrictos protocolos para resguardar a nuestros colaboradores”.

González también critica la dificultad que existe para incorporar sistemas de transporte privado para reanudar obras. “Vemos una gran complejidad en el tema. No creemos que sea una solución viable, ya que es poco replicable a gran escala”, indicó.

Según consta del documento publicado hace dos semanas, la modificación transitoria a la ordenanza comunal sobre prevención y ruidos molestos, obliga a las constructoras a solicitar un permiso especial a la Dirección de Obras Municipales, para que las autorice a retomar obras.

Hasta antes de la modificación se permitían obras y demoliciones de lunes a viernes de 8:30 a 19:00 hrs. y sábados de 8:30 a 14:00 hrs. Ahora, sólo se puede en días hábiles entre las 8:30 y las 14:00 horas.

El alcalde de Ñuñoa, Andrés Zahri, explicó a DF que la decisión se tomó a raíz de que durante los primeros días de confinamiento recibieran varios reclamos por ruidos molestos por parte de los vecinos, por lo que decidieron someter esta medida a votación del concejo municipal, de cuyo resultado están “satisfechos”.

“La idea es conciliar estas faenas con la tranquilidad y bienestar de nuestra comunidad que debió permanecer más de 120 días en cuarentena”, dijo.

Gobierno inaugura plan piloto del sector

Los ministros de Economía, Vivienda y Urbanismo y Trabajo inauguraron el plan piloto de obras privadas en tres comunas en transición de la región Metropolitana. La idea es que, en base a los resultados de este piloto, se puedan reanudar otras obras.

Las tres constructoras que forman parte del plan -Imagina, Bravo Izquierdo y Cypco- tuvieron que acogerse a tres protocolos sanitarios para poder participar. Estos dicen relación con el funcionamiento al interior de las obras, el traslado en transporte privado a las faenas y la realización de un test PCR preventivo.

El presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Patricio Donoso, señaló que “este es un primer paso y como industria estamos preparados para ampliar este piloto a todas las obras de la Región Metropolitana”.

Fuente: DF

Leave a Reply