fdi, estacionamientos, inversión, rentabilidad, mercado inmobiliario

Casi dos años perdidos de crecimiento económico. Eso mostró la cifra de Imacec de junio, mes en el cual finalmente se logró superar el nivel alcanzado justo previo a la crisis social, 22 meses después.

De acuerdo a los datos del Banco Central, la actividad siguió recuperándose el mes pasado, con un alza interanual histórica de 20,1%. Según la autoridad monetaria, este resultado se explicó, en parte, por la menor base de comparación de junio del año anterior y por una mayor adaptación de los hogares y empresas a la emergencia sanitaria asociada al Covid-19. En junio de 2020 la economía cayó 13,6%, con lo que completaba el peor segundo trimestre del que hay registro.

El instituto emisor también resaltó que todos los componentes del Imacec mostraron alzas respecto al mismo mes del año pasado. La producción de bienes creció 13,2% gracias a la agrupación “resto de bienes”, que creció 21,8%, asociado al desempeño de la construcción. También influyó, aunque en un porcentaje menor, el aumento de 18,8% de la industria manufacturera. Mientras, la minería cayó 0,5% a/a.

Por su parte, el rubro que ha experimentado por lejos la mayor alza ha sido el comercio. La actividad comercial creció 46,4%, impulsada por todos sus componentes. “Este resultado se vio incidido por las medidas económicas de apoyo a los hogares y los retiros parciales de los fondos previsionales”, explicaron desde el BC.

Desde el gobierno celebraron la noticia. “¿Por qué es tan importante el crecimiento? Porque más crecimiento significa más y mejores empleos para los chilenos, más y mejores oportunidades para las pymes y para los emprendedores. ¿De quién es el mérito de este crecimiento? De los trabajadores, de las pymes, de los emprendedores, de todos los chilenos”, dijo el presidente de la República, Sebastián Piñera. Y, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, agregó que el salto de la economía en el sexto mes del año “va más allá de un efecto rebote” de la baja base de comparación.

Sin embargo, las variaciones interanuales no cuentan la historia completa, debido justamente a la caídas históricas registradas el año pasado. Al observar la evolución del Imacec desestacionalizado hay una mejor visión de cómo se ha movido la economía. Este indicador avanzó 2,1% respecto a mayo, siendo su segunda alza consecutiva.

Además, este índice corregido por la estacionalidad muestra que finalmente en junio el nivel de actividad alcanzado, de 116,49 puntos (de una serie que tiene como base 100 el promedio de actividad del 2013, actual año de referencia para las cuentas nacionales), superó a lo registrado en agosto (114,61) y septiembre (114,22) de 2019, los que habían sido -hasta ahora- los puntos más altos de la economía nacional. En octubre de 2019, debido a la violencia de la crisis social, la economía cayó 5,4% respecto al mes previo, luego llegó la crisis sanitaria, y le tomó 22 meses recuperarse.

Pero esta recuperación no se ha completado en todos los sectores. Los principales impulsos se han dado en el comercio y en la industria, pero la minería y los servicios aún se encuentran por debajo de los niveles máximos previos al 18 de octubre.

Sobre el dato de junio, Pablo Cruz, economista jefe de BTG Pactual Chile, indicó que “el crecimiento de 20,1% es una gran sorpresa positiva. Recordemos que durante la primera mitad de junio las restricciones sanitarias se endurecieron bastante, incluyendo una nueva cuarentena para todo Santiago. Por lo mismo, que se haya registrado un crecimiento de 2,1% respecto del mes anterior desestacionalizado es algo que no estaba en los cálculos de nadie”.

Ricardo Consiglio, economista jefe de Zurich AGF, señaló además que “se consolida la recuperación del indicador por sobre su nivel pre-pandemia, en donde alcanza un nivel por sobre el de febrero de 2020 de 2,2% y con el sector comercio siendo el mayor contribuyente a la recuperación, impulsado por los retiros de los fondos de pensiones y por el estímulo fiscal. Por otra parte, los sectores servicios y construcción, si bien se mantienen por debajo de los niveles precrisis, han continuado acelerando y ya han recuperado gran parte de lo perdido durante la pandemia. Las perspectivas para el segundo semestre siguen siendo favorables de la mano de una economía que sigue una senda hacia la “normalidad”, así como también de un efecto base que seguirá impactando”.

Desde BICE Inversiones, indicaron que en el Imacec de junio “se vio un impacto acotado de las mayores restricciones sanitarias implementadas durante el mes, a diferencia de lo visto durante el año pasado, donde las cuarentenas tenían un impacto negativo mucho mayor. Lo anterior, estaría vinculado a una mejor adaptación de la actividad a estas restricciones y, por otra parte, a los estímulos que se han implementado, como las transferencias del gobierno, retiro de fondos previsionales y bajas tasas de interés”.

Perspectivas

Con el Imacec de junio, el segundo trimestre tuvo un alza interanual de 17,4% y cerró el primer semestre con un crecimiento promedio de 8,8%, con lo que iría encaminada a terminar el año en torno a la proyección del Banco Central, de entre 8,5% y 9,5%.

Hacia adelante, desde Banchile Inversiones indicaron que cuando se vayan acabando las bajas bases de comparación, en agosto, se deberían comenzar a ver variaciones interanuales del Imacec más débiles. Por ahora, para julio contemplan un alza de 17% -aún con comparación baja-, con un menor confinamiento.

En BTG Pactual dijeron “con estas cifras la economía ya alcanza una base de crecimiento de 9% en 2021. Es decir, si suponemos que la economía se mantiene en este nivel (crecimiento de 0% respecto del mes anterior en todos los meses restantes del año), el crecimiento promedio de 2021 sería en torno a 9%. Como esperamos aún una recuperación en los meses que vienen, probablemente se sitúe en torno a 10%”.

En Zurich son un poco menos optimistas y ven para 2021 “un crecimiento estimado en el rango 7,5%-8%. Pese a la rápida recuperación en 2021, el escenario para 2022 continúa siendo desafiante, en donde el gobierno deberá comenzar a retirar el estímulo fiscal, ya que los espacios fiscales se han reducido”.

Pero los estímulos pueden extenderse este año. Así al menos lo ven en Credicorp Capital, donde dijeron que “no podemos descartar una nueva ola de estímulos fiscales a los hogares después de septiembre, cuando expire el IFE, considerando que, para ese momento, las elecciones presidenciales y parlamentarias habrán tomado protagonismo. De hecho, es probable que se apruebe una extensión del programa IFE y/o un cuarto retiro de AFP. En este contexto, estimamos un impulso adicional a la economía de un punto porcentual, explicado por un rápido proceso de reapertura en el 2S21, un mayor consumo privado y la posibilidad de una inyección adicional de liquidez. Dicho esto, aumentamos nuestra estimación de PIB 2021 de 8,3% a 9,3%”.

Fuente: La Tercera

Leave a Reply