fdi, bancos, tasas de interés, mercado inmobiliario, refinanciamiento

Por: Rafaella Zacconi

Desde hace algún tiempo que el sueño de la casa propia se ha vuelto algo cada vez más complejo. Si antes eran los bajos niveles de ahorro, ahora son las tasas hipotecarias que están cada día más por las nubes.

¿La razón? Las presiones inflacionarias, que podrían intensificarse aún más con un eventual cuarto retiro de los fondos previsionales desde las AFP, de acuerdo a los expertos de mercado.

Esta semana el Banco Central decidió subir la tasa de interés en 125 puntos base situándola en 2,75% tras el último dato de IPC de 1,2% mensual que llevó a que la inflación en doce meses subiera a 5,3%, superando todo lo previsto.

“Frente a este escenario, es importante que los interesados coticen y conozcan cuál será el monto de la cuota o dividendo por el crédito, además de ver otras alternativas de préstamos en tasas variables y mixtas, para disminuir el dividendo y que se acomode a sus niveles de ingresos”, explica el gerente Hipotecario de banco Bice, Juan Francisco Castaño.

No esperes la baja

Siendo realistas, una caída en las tasas se ve lejana. Por lo mismo, evitar una inversión inmobiliaria o postergar el sueño de adquirir una propiedad es una mala idea.

De hecho, según explica el CEO de Inversión Fácil, Cristián Lecaros, lo que tendría que pasar para que las tasas bajen (al menos en el corto plazo) es disminuir el riesgo país, o sea, tener una economía más estable y políticamente ordenada. Algo que no está pasando hoy ad portas de las elecciones presidenciales y en medio de la discusión del cuarto retiro desde las AFP.

“En este momento tendríamos que resolver todos esos asuntos y generar confianza en que nuestras instituciones funcionen, en que no vamos a cambiar las reglas del juego en cuanto al Banco Central que mantenga su autonomía, todo ese tipo de cosas influyen en que las tasas el día de mañana puedan bajar y obviamente que no siga la máquina de retiros, porque eso sigue presionando la alza de tasas y la inflación”, plantea.

Por su parte, el abogado experto en educación financiera de Staff Chile, Raimundo Bravo, es más directo al señalar que las tasas difícilmente bajarán en el corto plazo, por lo que asegura que las personas que requieran solicitar créditos por concepto de inversión, o simplemente por consumo a largo plazo, es recomendable que lo tomen ahora porque probablemente las tasas sigan subiendo. “Esperar que las tasas bajen es bien impredecible en tiempo y en cantidad, por lo mismo, es recomendable empezar a hacer las proyecciones en caso de inversión con las tasas que están actualmente y ser realista al momento de invertir y esperar los retornos”, agrega.

Las propiedades siguen subiendo

Si no quieres depender de la tasas hipotecarias, otra opción destacable para Lecaros sería realizar un crowdfunding, en el que varios inversionistas compran una propiedad o edificio completo a través de inversiones.

“Todo lo otro, lo que puede ser un hipotecario o un crédito de consumo para poder comprar una casa más barata, tiene que ver obviamente con tasas, difícil que yo me sepa salir de ese tipo de activos, salvo que sea un crowfunding en el cual todo el mundo pone plata y se levanta así un departamento o una casa, lo que tiene sus complejidades como se indica, por la cantidad de personas que participan ahí”, fundamenta.

Por su parte, Bravo indica que, lo recomendable en el caso de querer acceder a una vivienda, es estar seguro de que la inversión sea realmente necesaria hacerla en este momento.

“De ser así, al fin de cuentas, la inversión siempre va a ser un activo, ya que así cómo suben las tasas, también suben los precios de las mismas viviendas, por lo que la inversión en ese sentido no es una pérdida, sino que al contrario, es un activo que va subiendo de precio, así como va aumentando el valor de los créditos hipotecarios”, explica.

¿Y la portabilidad financiera?

Conveniente, hasta cierto punto. Como señala Lecaros, este tipo de herramientas funciona como una radiografía financiera al levantar una ficha de una institución o banco para llevarla posteriormente a otro lugar.

“Ante un escenario de alza tasa la portabilidad financiera va a ayudar mucho porque quita y fricciona el proceso de poder revaluar o re financiar o mejorar mi tasa en otra institución. A pesar de que las tasas hipotecarias a largo plazo hayan subido, eso no es una mala noticia del todo, porque yo todavía puedo levantar capital sobre una propiedad con un crédito hipotecario a largo plazo y pre pagar, por ejemplo, deudas malas como tarjetas de créditos de consumo”, explica.

Por su parte, Bravo indica que si bien en teoría es muy conveniente, en la práctica ha demostrado no traer consecuencias o beneficios muy concretos para quienes buscan conseguir tasas más favorables.

“Es una herramienta que no se descarta y que eventualmente puede servir para, en estos tiempos de mayor competitividad en cuanto a las tasas, poder conseguir una tasa un poco más baja. Sin embargo, ese esperado no puede ser una gran diferencia con las tasas que normalmente se están ofreciendo en el mercado”, comenta.

Fuente: Diario Financiero

Leave a Reply