fdi, proyectos, santiago centro, santa isabel, viviendas, mercado inmobiliario

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) prevé una significativa recuperación en la comercialización de viviendas durante este año tras los pésimos resultados de 2020, motivada en gran medida por la liquidez disponible tras los retiros parciales de los fondos de pensiones. “Por el contrario, el escenario para 2022 se torna más incierto debido a la dificultad de anticipar el desarrollo de la pandemia en los próximos meses, a lo que se añade la incertidumbre acerca de los conflictos sociales y políticos”, dijo el gremio en su Informe de Macroeconomía y Construcción (Mach) de octubre.

Según la entidad, existen varios factores que podrían sesgar al alza y a la baja futuras proyecciones para la venta de viviendas. “En primer lugar, el principal factor de riesgo sigue siendo la pandemia, en la medida en que se puedan repetir situaciones de cuarentena ante posibles rebrotes masivos”, dijo la CChC. Añadió que en este supuesto las actividades económicas no esenciales podrían verse paralizadas nuevamente durante semanas.

Este escenario, recordó, ya se materializó en la Región Metropolitana entre marzo y mayo del año en curso, con varias comunas retrocediendo a fase de cuarentena ante el significativo incremento en nuevos casos de contagio.

En segundo lugar, el gremio apuntó a las altas tasas de desocupación y la escasez de mano de obra en determinados sectores, lo que implica –dijo- una mayor presión sobre la ya deteriorada posibilidad de acceder a una vivienda. “Por último, la normalización de la política monetaria provocará un alza en las tasas de interés para créditos hipotecarios, lo que hará más caro el financiamiento de estas inversiones”; destacó.

Por el contrario, la Cámara dijo que, entre los factores que podrían imprimir un sesgo alcista en sus proyecciones, destaca un mayor peso relativo de inversionistas en el mercado residencial.

“En efecto, por un lado, estarían los inversionistas que decidieron postergar sus decisiones debido a la incertidumbre asociada a las crisis social y sanitaria, los cuales han estado esperando descuentos en los precios de las viviendas para materializar sus inversiones. Mientras que, por otro lado, surge un nuevo perfil de inversionista asociado a los retiros de los fondos de pensiones, liquidez que podría ser orientada hacia una inversión de largo plazo como la compra para arriendo”, destacó.

La entidad dijo que otro factor impulsor de la demanda en los próximos meses podría ser la reactivación de la política de subsidios a la compra de vivienda, cuyo avance –dijo- se detuvo de manera drástica debido a la crisis sanitaria. “Esto podría impulsar la demanda por inmuebles de menor valor y tamaño”, destacó.

La CChC estimó un nivel de comercialización cercano a 30 mil viviendas para el Gran Santiago en 2021, lo cual supondría un incremento de 31% respecto del año anterior. “De esta manera, los niveles de venta proyectados seguirán siendo reducidos en comparación con los años anteriores a la pandemia. Mientras que para 2022 anticipamos un nivel de demanda algo inferior, en torno a las 28.000 unidades, debido al efecto que tendrán el encarecimiento del crédito y el alza en el precio de las viviendas”, sostuvo el gremio.

Por su parte, a nivel nacional, estimó que la venta de viviendas acumulará un avance de 29% en 2021, alcanzando a 62 mil unidades comercializadas en el año. En este caso, de manera análoga, serían cifras de venta inferiores a los promedios de períodos positivos para el sector, como los años 2012 a 2015 y 2017 a 2019, precisó.

“Para el siguiente año anticipamos una leve caída en la demanda por vivienda, debido a los factores restrictivos que con toda seguridad afectarán las decisiones de inversión en el mediano plazo; en concreto, el incremento de las tasas de interés y las futuras alzas del precio de los inmuebles, en parte motivadas por cambios tributarios como la eliminación del crédito especial para empresas constructoras”, añadió.

Fuente: DF

Leave a Reply