La mayor normalidad que hubo en la economía en este año ayudó a mejorar la situación de las inmobiliarias, especialmente del indicador que muestra los desistimientos de compra que tienen sus clientes.

Moller & Pérez Cotapos informó en sus últimos resultados financieros trimestrales, que el monto de los desistimientos llegó a $1.990,3 millones, lo que es 56% menos que en 2020.

Lo anterior -dijo- se traduce en que durante el noveno mes del año, del total de unidades promesadas, sólo un 7% corresponde a desistimientos, lejos del 26,1% del año pasado.

Una situación similar es la que observan desde Inmobiliaria Manquehue. La firma ligada a la familia Rabat afirmó en su reporte que la tasa de desistimiento acumulada al tercer trimestre disminuyó a 9% comparado con el 22% acumulado al año anterior.

Sin embargo, desde la compañía miran las cifras con cautela y no descartaron que la restricción crediticia actual se refleje “en un aumento de la tasa de desistimientos futura, en particular al momento de escriturar’’.

Y en cuanto al análisis de mercado, Empresas Socovesa no se queda atrás. Pues dijo que pese a observar una tasa de desistimientos en “niveles normales” respecto del segundo trimestre de este año (9,7% versus 8,9% en junio), advierten que las “mayores exigencias de pie y plazos por parte de la banca” podrían implicar “menores ventas y mayores desistimientos” a futuro.

Baja la incertidumbre

Para Álvaro Acosta, director de finanzas corporativas de OpenBBK, “tanto las ventas como el desistimiento de las promesas de compra dicen relación con tres elementos: el impacto del Covid en la economía, el financiamiento hipotecario, y el cierre de ventas de este año. De manera que, según explica, “estamos pasando por una etapa donde la especulación de las condiciones de los créditos hipotecarios bajó, y por lo tanto la gente ya sabe si puede, el cómo y en qué condiciones podrá financiar su compra”.

Una opinión similar es la que sostiene Reinaldo Gleisner, Consultor del área de Brokerage de Colliers, que indica que las mayores exigencias crediticias responden a “una sobrerreacción”, con alzas de las tasas de los créditos hipotecarios muy por sobre el alza del Banco Central. Así, mira con optimismo los próximos meses.

Juan Hornauer, gerente de Estudios de Colliers, señala que a futuro, a raíz del nuevo escenario político, que ha ido despejando incertidumbres políticas, se prevé que sigan bajando los desistimientos y el mercado inmobiliario recuperará su dinamismo.

Fuente: DF

Leave a Reply