fdi, estacionamientos, inversión, rentabilidad, mercado inmobiliario

Con una ayuda promedio de 400 UF a quienes adquieren una vivienda en proyectos inmobiliarios acogidos al beneficio, el subsidio DS19 -también conocido como Subsidio de Integración Social y Territorial- ha beneficiado a más de 183.346 compradores en 1.059 proyectos aprobados desde 2017. Esto de acuerdo al estudio de BMI Servicios Inmobiliarios, que además muestra el ímpetu que perdió este beneficio que se caracteriza por incorporar a familias de diferentes realidades socioeconómicas, en barrios con áreas verdes y bien localizados.

El año del estreno del subsidio fueron aprobados 392 proyectos y se beneficiaron 63.679 compradores, pero esas cifras siguen figurando como el máximo, mientras que el 2021 se marca un mínimo muy notorio. El año pasado los proyectos se acotaron a 93, lo que representa un retroceso de 62% en relación al registro de 2020, mientras que los beneficios otorgados fueron de 18.153, una reducción de 59%.

De acuerdo a Sergio Novoa, gerente de estudios de BMI, la creciente alza en los costos de construcción, está haciendo cada vez menos atractivo para las inmobiliarias acceder al beneficio. “El Estado fija un precio de venta, por lo que los márgenes están cada vez más apretados. Si las condiciones no se adecúan a la realidad actual del mercado, va a dejar de tener un efecto real”, advierte.

Otro elemento que afectó la entrega del DS19, que permite comprar directamente en la inmobiliaria y ser beneficiado del subsidio sin necesidad de postular al Serviu, fue la pandemia.

“El Estado destinó grandes porcentajes de las arcas fiscales a financiar la emergencia sanitaria, tanto con bonos por las pérdidas de empleo, como para atender el sector salud, por lo que se podría entender una caída en los financiamientos destinados a fines habitacionales. En paralelo, muchas obras se vieron detenidas, lo que terminó retardando todo el proceso de entrega y aplicación del beneficio”, explica Novoa.

Fuente: Pulso La Tercera

Leave a Reply