fdi, bancos, tasas de interés, mercado inmobiliario, refinanciamiento

A una semana de dar a conocer los resultados generales del proceso de reavalúo de bienes raíces no agrícolas a nivel país, el Servicio de Impuestos Internos (SII) entregó más detalles del proceso que se realiza cada cuatro años y que, al igual que en 2018, concluyó con el gobierno conteniendo el alza de la cuota del impuesto territorial.

Según el SII, luego del reajuste en el valor de los inmuebles un 77% de las propiedades habitacionales quedará exenta del impuesto territorial, al ubicarse su avalúo fiscal por debajo de $ 47,7 millones, un incremento respecto al tope de $ 38,7 millones fijado en el último proceso. En términos de magnitud, esto significa que 4,2 millones de viviendas no estarán afectas al gravamen.

A nivel país, el avalúo fiscal de los bienes raíces no agrícolas aumentó en un 23,4%, pasando de un total de más de $ 327 billones a $ 404 billones. En el caso de los predios con destino habitacional, el incremento fue del 22,1%, pasando de más de $ 191 billones en diciembre de 2021 a $ 233 billones para este semestre.

El Ejecutivo modificó las tasas aplicables a las propiedades para acotar el alza de las contribuciones. De no hacerlo, el giro total a nivel país habría aumentado más de un 10%.

Yendo al detalle micro, el servicio desglosó la variación del giro y de la cuota promedio de contribuciones tanto por región como comuna.

Así, a nivel nacional la contribución neta aumentó un 6,2% respecto al segundo semestre del 2021, para llegar a más de $ 875.000 millones. Eso si, el resultado es dispar al analizar el uso de los inmuebles: en el caso de los habitacionales -como casas y departamentos- la contribución neta prácticamente no tuvo variación, mientras que para los no habitacionales (comercio, bodegas, estacionamientos o sitios no edificados) el aumento fue de 9,9%.

Esto lleva a las cuotas promedio trimestrales del impuesto territorial a arrojar resultados similares: en las propiedades de residencia cayó un 5,6% a nivel país, a una media de $ 118.728, mientras que la cuota para las no habitacionales aumentó un 8,8% a $ 152.250 promedio por inmueble cada tres meses. La cuota de contribuciones se cancela en abril, junio, septiemnbre y noviembre.

De esta manera, la cuota promedio nacional aumentó un 3,3% respecto a la segunda parte del 2021, a $ 138.710.

En total, durante el proceso se catastraron 7,4 millones de predios, de los cuales 5,5 millones son habitacionales y 1,9 millones no habitacionales. Del total, 4,3 millones quedan exentos del gravamen.

Las realidades regionales

A nivel de regiones, el escenario es dispar. Considerando el conjunto de bienes raíces catastrados en el período, el mayor aumento en la cuota trimestral se registró en Arica y Parinacota, con un 10,1% a un promedio de $ 189.140. Le sigue Tarapacá (8,4% a $ 133.817) y Biobío (8% y $ 159.254).

La cuota promedio cayó solo en la región de Coquimbo, en 1,8% a $ 104.611 promedio. Arica tiene el pago trimestral promedio más alto del país, mientras que el más bajo corresponde a la región de Aysén: solo $ 97.134 por propiedad afecta cada tres meses.

Al separar por tipo de bien raíz, la cuota para los inmuebles residenciales cayó en 15 regiones y solo aumentó marginalmente en Ñuble (0,2%). La baja más pronunciada se dio en Atacama (12,9% a $ 69.696) y en Aysén (12,8% a $ 63.695). Como era de esperarse, la cuota promedio trimestral más alta se cobra en la Metropolitana ($ 139.939) y la más barata en Aysén.

Mientras que en el caso de los bienes no habitacionales, en 15 regiones el proceso derivó en aumentos de cuotas, con variaciones en dobles dígitos en Tarapacá (15,6%), Atacama (12,6%), Magallanes (12,2%) y O´Higgins (11,4%). Solo Coquimbo (1,2%) registró menores cuotas de contribución para las propiedades no residenciales. La cuota promedio más alta cada trimestre se registra en Magallanes ($ 285.521) y la más baja en Valparaíso ($ 114.094).

Las cuotas más altas

La información del SII permite hacer el análisis a nivel de comunas. Así, se puede constatar que la cuota más alta del impuesto territorial para viviendas se cobra en Lo Barnechea, con $ 663.949 por propiedad afecta, un aumento de 6% respecto al trimestre anterior. También destacan Vitacura ($ 441.435, un aumento de 7,7%) y Colina ($ 344.716, alza de 5,2%).

¿Y en el caso de las propiedades no habitacionales? La cuota más alta en la Metropolitana se cancela en Quilicura, con $ 2,6 millones promedio al trimestre (9,9% mayor que el cuarto trimestre de 2021). También destaca Cerrillos con $ 2,5 millones promedio (17,4% de aumento) y Pudahuel ($ 1,7 millones, 7,3% de incremento).

En regiones destacan la comuna de María Elena en Antofagasta, donde la contribución promedio es de $ 7 millones, un 14% sobre el semestre anterior pero con solo 26 predios afectos. En la misma zona, en la comuna de Sierra Gorda la cuota promedio asciende a $ 3 millones con 99 propiedades que pagan el gravamen. También destaca la comuna de Río Verde, en la región de Magallanes, con una cuota promedio de $ 4 millones, pero apenas siete predios afectos al impuesto.

Fuente: DF

Leave a Reply