El mercado de venta de casas y departamentos de la capital aún está lejos de recuperarse. Así lo revelan las cifras para el primer trimestre del año del informe inmobiliario elaborado por la empresa de análisis de datos GfK.

En el reporte se señala que, a marzo de 2022, el ingreso de nuevos proyectos alcanzó su nivel más bajo de los últimos 11 años y todo indica que la tendencia a la baja se mantendrá durante los próximos meses.

Según la información entregada, durante los primeros meses de 2022 se registraron 42 nuevos conjuntos habitacionales, lo que acentúa la caída que viene reportando este índice desde ejercicios anteriores como 2020 (cuando se reportaron 49) y 2021 (con 46). Además, iguala a la cifra registrada en 2010.

Respecto de las ventas totales -que incluye las categorías inmediata, en verde y en blanco- se colocaron 5.005 unidades con un monto total de 25,9 millones de UF entre enero y marzo, cifra que representa una baja de 15,4% en unidades y 12,6% en UF respecto al trimestre inmediatamente anterior.

La caída es aún mayor al hacer la comparación con el mismo periodo de 2021, con un retroceso de 38% en unidades y de 30,6% en valor .

Liderazgos de Colina y Santiago

Actualmente, en Santiago existe una oferta de 46.615 nuevas viviendas, de la cual un 92% corresponde a departamentos y el resto a casas.

Entre las comunas que lideran la oferta de edificios, destacan Santiago, con un 19,4%; Ñuñoa, con 16,1%; y La Florida con 13,8%. Mientras que, por el lado de las casas, figuran Colina (29,5), Puente Alto (15,7%) y Buin (15,1%).

Según explicó Javier Varleta, gerente de estudios territoriales de GfK, estas cifras explican cómo las casas se han visto fuertemente impactadas por el alza del costo en los insumos de construcción y, por lo mismo, ha experimentado un gran incremento en su valor.

Hoy el precio promedio se ubica en 76,3 UF/m2, mientras que a principios del año pasado rondaba las 70 UF/m2.

“Al hablar con las inmobiliarias, éstas coinciden en que no están en la idea de sacar nuevos proyectos, y que eso se debiera ver reflejado este año. Y por el lado de la venta, creo que vamos a seguir viendo volúmenes bajos”, comentó Varleta.

Agregó que, pese a que la banca se ha abierto un poco más en términos de plazos, el hecho que todavía se vean restricciones de financiamiento -sumado a la incertidumbre política por la Convención Constitucional-, “hace que ciertos sectores posterguen su compra”.

Fuente: DF