“Apenas se publica un arriendo, inmediatamente se va”. Este es el panorama de renta residencial que desde hace dos meses observa Assetplan en la Región Metropolitana. La fuerte reactivación de la demanda por la adquisición de un inmueble en medio de un escenario de dificultades para acceder a créditos hipotecarios, no ha dejado más opción a los usuarios que optar por la renta residencial. Sin embargo, esta búsqueda no ha sido fácil, y la falta de stock en el mercado se ha convertido en una verdadera piedra en el zapato para los potenciales arrendatarios.

De acuerdo al análisis de 17 mil propiedades por parte de la proptech chilena dedicada a la administración y arriendo de inmuebles, desde marzo de este año que los departamentos en la capital demoran menos de 10 días promedio en ser ocupados. Y en algunas comunas como Santiago Centro y Estación Central la velocidad es aún mayor, pues los inmuebles demoran apenas cinco y siete días en ser arrendados, respectivamente.

Al igual que en el último caso, San Miguel e Independencia tardan una semana en generar interés. Y La Florida, en tanto, tiene una velocidad de ocupación de 13 días.

Según Assetplan en marzo de este año la tasa de ocupación de departamentos en arriendo se situó en un 99% y marcó un récord respecto de las estadísticas prepandemia: Entre los años 2018 y 2019 la tasa normal era de un 95-97%, y luego de la llegada del Covid a Chile este índice bajó a cerca de un 88-90%.

Atrasos en construcciones y menor stock

De acuerdo a lo indicado por María José Müller, gerenta de Arriendos de la proptech, “el volumen de arriendo depende de la estacionalidad y del stock que exista disponible. Pero arrendamos entre 500 y 700 departamentos al mes, y hemos visto incrementado la renta en todas las tipologías que manejamos”.

Y entre los principales factores que han incidido en este escenario figuran la “menor cantidad de construcciones cuya entrega se atrasó en la época de cuarentenas, ya sea por permisos municipales o demoras en la construcción”. Y a esto se suma una mayor demanda por este tipo de inmuebles “dado que la gente ha vuelto a emplearse y retomar sus trabajos”, explica la experta.

Asimismo, Müller destaca la mayor dificultad de acceso a crédito por las actuales condiciones económicas, “lo que hace que personas que podrían haber optado a comprar hoy deban dilatar esa decisión y están buscando arrendar”, dice. Y agrega que en la actualidad “la poca oferta hace que exista gente incluso esperando una oportunidad de disponibilidad para arrendar”.

Con respecto a las tipologías demandadas, desde Assetplan comentaron que tanto los departamentos de 1 dormitorio y 1 baño, como también aquellos de 2 ó 3 dormitorios, están manteniendo la misma velocidad de ocupación. Sin embargo, Müller recalcó que “hemos visto una mayor búsqueda de unidades más grandes”.

En este sentido, la gerenta de Arriendos aclaró que este fenómeno de gran velocidad de arriendos se está viendo en todas las comunas de la capital, debido a que “al existir déficit de stock y una mayor demanda, la ocupación de los departamentos está prácticamente completa”.

“Si el escenario fuera diferente, con mucho stock y poca demanda, entonces se observaría una diferencia mayor”, sostiene. Y es en este contexto que desde la empresa miran con atención un eventual aumento en la velocidad de ocupación de estos inmuebles.

“Es posible que se mantengan estas tasas de 7 días, o incluso pudiesen bajar ya que a fin de año la gente tiende a preferir mudarse”, concluye Müller.

Fuente: DF

Leave a Reply