fdi, mercado inmobiliario, internacional, francia, paría, precios, viviendas

Tras una leve alza en la inversión en construcción en 2022, para este año se espera que el índice caiga, siendo la primera variación negativa desde 2020 cuando el sector activó el freno de mano ante las cuarentenas por el coronavirus.

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) a través del último informe MACH -correspondiente a enero de 2023- reveló una contracción de un 6,3% para este ejercicio, la cual está asociada a una mayor base de comparación respecto del año pasado y los menores montos de inversión que recibirán los subsectores de vivienda e infraestructura.

De acuerdo a los datos entregados, se prevé que durante los próximos meses la inversión total que recibirá el sector alcanzaría los $ 29 billones (unos US$ 35.388 millones), y que se compara con los US$ 37.767 millones del año anterior.

El área de infraestructura proyecta un retroceso de un 6,3%, ante un baja de un 14,3% en el sector productivo, y compensado con el leve aumento de un 1,3% en la infraestructura pública. Esto, mientras que el área de vivienda registra una baja de 6,4%, asociada al retroceso de los sectores público (-4,4%) y privado (-6,9%).

Según explica Nicolás León, gerente de estudios y políticas públicas de la CChC, uno de los factores que permiten dilucidar estas cifras negativas tiene relación con la caída de un 32,6% de inversión en infraestructura productiva en empresas públicas, y un 13% en cuanto a privadas. “Esto tiene que ver con el desplazamiento de cronogramas de inversión en dos de los sectores más relevantes: el minero y el energético”, dice.

Y a esto, se suma el ajuste del presupuesto del Ministerio de Obras Públicas (MOP) en infraestructura pública para este año producto de la inflación, que en comparación a 2022 retrocederá un 8,5%; y a una baja de un 4,4% en la inversión en vivienda pública.

El gerente de estudios destaca el aumento “de un 32% en lo que debería ser el gasto real en concesiones” y el incremento del gasto de empresas estatales como EFE y Metro de Santiago. Y comenta que “lo que está sosteniendo mayoritariamente la inversión en infraestructura productiva es el mundo público. De manera que es importante volver a reactivar ideas para impulsar la inversión privada”.

“Nuestra preocupación va más por el lado del potencial desaprovechado por problemas bien coyunturales asociados al momento que estamos viviendo tanto internacional como nacionalmente, más que vaya a producir un descalabro en las empresas”, indica.

Por su lado, Paula Urenda, gerenta general de la CChC, agrega que “esto tiene que ver más con el crecimiento del país y la calidad de vida las personas, que con lo que le va a pasar a las empresas. Varias ya están tan ajustadas”.

Propuestas de la CChC

Bajo este contexto, desde el gremio indicaron que actualmente están en un período de receso y se espera que durante el año ocurra una etapa de reactivación. Y propusieron ocho medidas para eliminar nudos críticos que afectan el desarrollo de proyectos, cerrar casos de inversiones paralizadas, y asegurar licitaciones de obras.

Según Alfredo Echavarría, vicepresidente de la CChC, estas se concentran en garantizar condiciones básicas de seguridad pública, estabilidad regulatoria (mencionan los debates en curso como la reforma constitucional), una modernización del Estado en cuanto a “tramitología”, certeza jurídica, e incentivos tributarios (proponen la invariabilidad tributaria).

Asimismo, Echavarría apunta a la “corrección de problemas estructurales del Reglamento para Contratos de Obras Públicas”, pensar en infraestructura pública a largo plazo, y a mejorar la planificación urbana y territorial.

“Estamos entrando en una etapa de recesión. Y nuestras empresas necesitan todavía algún apoyo”, sostiene.

Materiales moderan las alzas en los últimos meses y se ajustan al IPC

En lo que respecta a materiales e insumos, los últimos datos del gremio a enero de 2023 indican que actualmente si bien, los precios de estos se mantiene en rangos elevados, han logrado moderar su ritmo de crecimiento ajustándose, de cierta manera, a la variación del IPC. De este modo, si durante el 2021 el valor del hormigón premezclado se incrementó en un 26,9%, durante noviembre del año pasado lo hizo en un 18,3%. Y lo mismo ocurre con los tableros y madera prensada, que si en 2021 aumentaron su valor en un 21,8%, a fines del 2022 esa variación se situó en un 18,6%.

Por su parte, la variación en el valor de los productos de plástico pasó de un 27,5% (en el 2021) a un 2,5% (2022), y los insumos de acero y hierro pasaron de una variación de un 29,3% a un -11,3%.

El vicepresidente de la CChC, Alfredo Echavarría, comenta que “la gran mayoría de la indexación de todos estos precios son internacionales. E incluso a veces cuesta entender que algunos productos que se generan aquí puedan verse afectados”.

Mientras que Nicolás León, gerente de estudios y políticas públicas del gremio, sostiene que los precios futuros de estos productos “dependerá del panorama mundial, de lo que pasará en China y Estados Unidos en los próximos meses. La incertidumbre está más por ese lado”.

Fuente: DF

Leave a Reply